Anna y olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife junto a su padre, Tomás Gimeno

Tomás habría acabado con sus hijas justo antes de hablar por teléfono con Beatriz

Las pequeñas y su progenitor desaparecieron hace más de un mes en Tenerife

El hallazgo del cuerpo sin vida  de la pequeña  Olivia  este jueves ha supuesto un enorme varapalo para su familia. Tras mes y medio desaparecida junto a su hermana pequeña y su padre, se han cumplido los peores presagios para su entorno más cercano.

La peor pesadilla de una madre

Han sido más de 40 días de intensa búsqueda por Tenerife y alrededores. Su madre nunca había perdido la esperanza de encontrar a Anna y Olivia sanas y salvas. No obstante, todo cambiaba este jueves por la tarde y su corazón se quedaba petrificado.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Lamentablemente, a Beatriz se le encogía el alma cuando le notificaron que el cuerpo de su hija mayor había aparecido sin vida a unos 1.000 metros de profundidad. El cadáver de la pequeña se encontraba dentro de una bolsa de deporte lastrada en el fondo del mar por un ancla.

Junto a esta bolsa se encontró otra, pero vacía. Ahora, el buque encargado del rastreo continúa trabajando en la zona. Todo apunta a que los dos cuerpos desaparecidos estarán en el lugar donde se le perdió el rastro al teléfono móvil de Tomás Gimeno.

Este horrible descubrimiento ha confirmado la hipótesis principal que los investigadores manejaban desde un primer momento: Tomás lastró a sus hijas al fondo del mar. 

Según la reconstrucción de los expertos en la investigación, Gimeno preparó varios lastres para lanzar al fondo del mar los cuerpos de sus hijas. Después, sería el suyo el que llegaría a las profundidades.

Se baraja la posibilidad de que el padre de las niñas llevase a cabo su macabro plan entre las 21.30 y las 23.30. Fue entonces cuando regresó al puerto tinerfeño, según lo sitúan las llamadas de su expareja a su teléfono móvil.

Después de esto, el hombre se quedó sin batería y fue entonces cuando una patrulla de Servicio Marítimo le llamó la atención por saltarse el toque de queda.

No obstante, estas autoridades no encontraron nada en la embarcación de recreo. Al parecer, el progenitor de Anna y Olivia ya se había deshecho de los cuerpos.

Tras cargar la batería de su teléfono móvil, el ex de Beatriz regreso a un punto muy cercano al de su primera salida. Allí, alrededor de la 1.30 de la madrugada la madre de las niñas le volvió a llamar.

En esta ocasión Gimeno cogió la llamada y le aseguró que se iba a marchar lejos con las pequeñas. Lo que no sabía su progenitora es que las niñas ya no estaban con él.

El padre terminó con la vida de las niñas antes de arrojarlas al mar

Los investigadores creen que este hombre asfixió a sus hijas antes de introducirlas en las bolsas y luego transportó los petates hasta su barca.

Además, los expertos piensan que una vez terminada su venganza, se lastró al mar con 8 kilos de plomo para acabar con su vida. Esto explicaría por qué su móvil se apagó súbitamente en el mar.

La búsqueda continúa. Todavía no se ha encontrado el cadáver del padre ni tampoco de la pequeña de un año de edad. Todo apunta a que no estarán muy lejos de donde apareció el de su hija mayor.

El macabro plan de Tomás Gimeno

La venganza machista del padre de Anna y Olivia fue parricidio planificado hasta el mínimo detalle. Dejó la barca a la deriva para que su exmujer pensara que había cumplido sus palabras de marcharse lejos con ellas.

Los investigadores sospecharon desde el inicio que la embarcación vacía era una cruel y despiadada escenificación.

La madre durante días pensó que esto era un montaje, la escena perfecta para huir de la isla con ellas. Lamentablemente ya se han confirmado sus peores pesadillas y ahora le toca pasar por el sufrimiento más duro que jamás se habría imaginado.