Rocío Carrasco

Rocío Carrasco deja a su hermano José Fernando sin poder articular palabra

Rocío Carrasco planta cara y lanza una advertencia

Rocío Carrasco sigue firme en su propósito de sacar a la luz la verdadera cara de los Mohedano. Por fin cuenta con la fortaleza suficiente para limpiar su nombre y recuperar su lugar como hija de Rocío Jurado. Cuenta en su poder con todo tipo de documentación que avala su testimonio y las numerosas contradicciones en las que han caído su familia mediática.

Pese a ello, ni Amador ni Ortega están dispuestos a que el huracán Rociíto siga arremetiendo contra ellos. De ahí que anunciaran medidas legales para volver a cerrarle la boca, pero la mujer de Fidel no dará un paso atrás y les ha mandado un contundente mensaje.

Rocío Carrasco planta cara y manda un contundente mensaje

Rocío no es ajena a lo que Amador y Ortega están manifestando tras salir a la luz los trapos sucios de su tiempo junto a 'La más grande'. En el estreno del capítulo seis, el hermano y el viudo de la chipionera fueron los protagonistas.

"Toda la familia va a denunciarla", amenazó el exmarido de Rosa Benito. No obstante, esto no parece amedrentar a Rocío que sigue dispuesta a seguir tirando de la manta. Kiko Matamoros, quien estuvo presente en el debate, cree que la hermana de José Fernando lo tiene todo muy atado.

Amador Mohedano y José Ortega Cano
Rocío Carrasco es el objetivo de Amador y Ortega Cano | Gtres

"El problema es que muchos ya han intentado demandarla y nunca lo han hecho", comentó. "José Ortega Cano llevó a 14 periodistas al banquillo y el juez le dijo que él también se estaba lucrando de la situación", añadió. "Rocío lo único que está haciendo es contestarles, así que yo de ellos no la demandaría", sentenció posicionándose al lado de ella.

El miedo parece haberse instaurado en el clan Mohedano y, por muchas amenazas que lancen a la hija de la artista, estas no acaban de producirse. De hecho, la propia Rocío opinaba al respecto y se mostraba de lo más tranquila.

Rocío Carrasco en el plató de 'En el nombre de Rocío'
Rocío Carrasco no tiene miedo a las amenazas de su familia | Telecinco

"Si me quieren demandar por contestarles desde mis experiencias vividas y de lo que sé, que lo hagan, que no hay problema", manifestaba. "Pero yo me esperaría porque no está todo contado", advirtió dejando claro que todavía quedan cosas por desvelar.

La hija de Pedro Carrasco no tiene ningún miedo a verse en los tribunales con su familia, es más, tiene claro que eso nunca se producirá. Solo Gloria Camila se atrevió a dar un paso al frente para llevar a su hermana ante la justicia, no obstante tampoco llegó a nada. "Algo habrá o alguien les aconsejará que no lo hagan porque seguramente lleven las de perder", opinó Paloma García Pelayo.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Rocío Carrasco hace oídos sordos a las amenazas

Rocío ha estado viviendo durante más de 20 años bajo amenazas y ya está harta de vivir con miedo. Tiene la historia de su parte y su familia, sin quererlo, le ha ayudado a que su testimonio gane veracidad.

Han sido muchas las veces en las que ellos mismos han caído en contradicciones dejando claro que han estado mintiendo. Su tía Rosa Benito ha sido especialista en ello y así lo desveló su propia sobrina en la segunda parte del documental.

Imagen de Rocío Carrasco en el programa 'En el nombre de Rocío'
Rocío Carrasco no va a permitir que la amenacen con demandarla | Telecinco

Tampoco Antonio David ha dado el paso de demandarla por haberle acusado de maltratador ni Ortega por haber insinuado su mal comportamiento con Rocío Jurado. Parece que a la hora de la verdad, sus fundamentos no son tan firmes como se creían y todo podría acabar justo al revés.

Además, el abogado de los Mohedano es Marcos García Montes, quien hace años ejerció como letrado de la propia Rocío Carrasco. Esto es lo que imposibilita a la familia a ir contra la hija de la chipionera según lo que establece el código deontológico de la abogacía.

"Existe una prohibición clarísima de que ningún abogado puede defender intereses contrarios a los de un anterior cliente", explicó Montse Suárez. "Cuando defendemos a un cliente nace la imposibilidad de futuro de accionar ni directa ni indirectamente contra él", sentenció.