Olga Moreno sonriente, con cazadora de roja y fondo neutro plano medio

Olga Moreno copia a Rocío Flores, se opera la cara y ya no parece la de antes

La mujer de Antonio David Flores se quita unos cuantos años de encima

No hay nada como la familia unida. Esto es lo que ha debido pensar la mujer de Antonio David Flores, Olga Moreno, tras haber decidido pasar por una clínica estética y sucumbir a los resultados de una intervención para mejorar su aspecto físico. Si hace unos días era Rocío Flores la que sorprendía con un espectacular cambio en su rostro, ahora ha sido la diseñadora la que ha querido dar el mismo paso.

Olga Moreno se ha puesto en manos de la clínica estética de referencia para los famosos y ha viajado de Málaga a Madrid para realizarse un retoque en la cara y eliminar aquellas arruguitas de expresión que tanto parecen incomodar a los personajes del papel couché.

Siguiendo los pasos de Antonio David y Rocío Flores

Olga Moreno siempre ha sido una mujer guapa. Su naturalidad era su seña de identidad, pero de un tiempo a esta parte su rostro reflejaba signos de cansancio. Puede que estar en el foco de la polémica por los diferentes problemas que arrastra Antonio David Flores le hayan terminado pasando factura, su piel ha comenzado a perder luminosidad y el paso del tiempo es más evidente.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

De ahí que haya seguido el ejemplo de su marido y la hija de este. Hace unas semanas era Antonio David Flores el que acudía a un centro estético para inyectarse botox en la frente y así eliminar las arrugas que tenía. Como resultado consiguió una piel tan tersa que le es prácticamente imposible fruncir el ceño.

Para Olga Moreno el resultado fue lo suficientemente satisfactorio para decidir mejorar su aspecto. La mujer del colaborador viajó hasta Madrid para someterse a un tratamiento estético a base de botox y a la restitución de volúmenes con ácido hialurónico. Unas técnicas dirigidas a rejuvenecer el rostro y que han supuesto un cambio notable en Olga Moreno.

Lo cierto es que el cambio se aprecia a primera vista. Olga Moreno ha dicho adiós a su rostro cansado y ahora tiene un aspecto mucho más fresco y rejuvenecido, hasta parece más feliz. Al finalizar el tratamiento, Olga Moreno ha quedado muy contenta con el resultado: «Perfecta, me encanta. Estoy muy guapa. Maravilloso» ha dicho nada más mirarse al espejo.

Vuelta a la clínica en unos meses

Pero si la mujer de Antonio David Flores quiere que su transformación dure, no le queda más remedio que acudir dentro de unos meses a la clínica para renovar el tratamiento. Este tipo de intervenciones acaban siendo reabsorbidas al cabe de 8 o 12 meses en el caso del ácido hialurónico, el botox dura solo 6, por lo que estar en manos de profesionales es primordial.

Seguro que ha encontrado en Rocío Flores la persona que más consejos le puede dar en este aspecto. La hija de Antonio David Flores y Rocío Carrascolleva invertidos cerca de 9.000 euros en su cambio físico. A pesar de su corta edad, ha sucumbido a los retoques estéticos para mejorar su imagen entre los que se encuentran una bichectomía, un aumento de labios, una rinomodelación sin cirugía, invisaling entre otros tratamientos.

A pesar de que sobre Olga Moreno pende una demanda de Rocío Carrasco, la mujer de Antonio David Flores no ha dudado en desembolsar cerca de 350 euros por el tratamiento de bótox y 390 por el ácido hialurónico. Una inversión que ha realizado con mucho gusto teniendo en cuenta el cambio que ha experimentado.

Parece que Olga Moreno ha decidido darse un capricho después de los malos momentos que le ha tocado vivir de un tiempo a esta parte. Las presuntas infidelidades de Antonio David Flores y la guerra judicial con Rocío Carrasco han quedado atrás gracias a unos cuantos pinchacitos que le han devuelto la alegría a su rostro.