Fabiola Martínez paseando en una calle nevada

Fabiola desvela, por fin, las mentiras publicadas sobre su separación de Bertín

La venezolana ha querido aclarar todos los rumores sobre su ruptura con el cantante

Hace pocos días que Bertín Osborne y Fabiola Martínez confirmaban su ruptura públicamente. Ahora la venezolana ha querido detallar algunos aspectos importantes de su separación del cantante.

Su primer paso ha sido desmentir todos aquellos rumores referentes al tema económico que tanto daño le están haciendo.

«Me había propuesto no entrar en más de lo que se ha dicho sobre la separación, pero estoy leyendo cosas que primero no son justas y segundo, hacen mucho daño. Por este motivo ha decidido aclarar ciertos detalles», comenzaba diciendo la venezolana en un extenso vídeo que ha querido compartir con sus seguidores de Instagram para zanjar por fin los rumores.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

«Muchos pensáis qué necesidad tengo de contar estas cosas, no la tengo, pero me apetece porque creo que puedo aclarar muchas cosas y que no se siga especulando en esta línea», ha destacado.

La modelo ha recordado que cuando decidieron casarse firmaron de mutuo acuerdo la «separación de bienes absoluta. Esto significa que ninguno de los dos tiene ninguna obligación con el otro. Lo que Bertín tenga o deje de tener es suyo y solamente suyo».

Además, ha aclarado que no va a haber ningún conflicto económico en lo que respecta a su divorcio porque eso «ya estaba pactado desde hace muchísimo tiempo, justo antes de casarnos».

¿Qué va a hacer ahora?

En cuanto a su nueva vida a partir de ahora, Fabiola Martínez ha destacado que seguirá trabajando y ganándose la vida como ha hecho «desde que tenía 16 años».

En lo referente a sus hijos, Kike y Carlos, «ambos por ley tenemos la obligación de asumir las responsabilidades de su manutención. Esas son las únicas cosas en lo que respecta a lo económico de lo que Bertín y yo tenemos que hablar».

Además, Fabiola Martínez ha querido explicar que la casa en común que compartían en Madrid no es suya, sino que la tienen en alquiler y lleva tiempo en venta. «Nosotros por las circunstancias que ya sabéis, por no tenerla adaptada para Kike, decidimos no comprarla», ha aclarado.

Un duro trance

Lo cierto es que ahora comienza una nueva etapa en la vida de la modelo venezolana, que probablemente tendrá sus más y sus menos. «Probablemente vengan tiempos complicados, una separación nunca es fácil. Son muchas las cosas que hay que colocar a nivel emocional», ha señalado en Instagram.

También ha querido incidir en que no desea entrar en el «morbo de alimentar entrevistas. Se ha especulado que vamos a dar exclusivas por mi parte no tengo intención ninguna».

A pesar de que su matrimonio ha llegado a su fin, Fabiola Martínez tiene claro que «el amor existe, pero no es perfecto». «Los dos nos merecemos estar bien y ser felices, eso es lo que estamos intentando sin hacer daño a nadie», ha remarcado en su vídeo.

Además, la ya expareja de Bertín Osborne ha señalado que ambos habían tomado la decisión con respeto, madurez, responsabilidad e intentando hacerlo de la mejor forma posible tanto por su bien como por el de sus hijos en común, Carlos y Kike.

«Hay que seguir, la vida sigue, evoluciona, aprendemos y en ese momento es donde yo me siento ahora», ha explicado. A pesar de ello, Fabiola Martínez atraviesa este momento con la «ilusión de empezar cosas nuevas y con tristeza de no haber conseguido mantener ese matrimonio» como en un principio esperaban.

Para concluir, la venezolana ha confesado que lo suyo no es una historia de buenos y malos, simplemente de dos personas que van por caminos separados, aunque tengan que encontrarse porque siguen siendo familia. «Nos unen unos niños maravillosos que son parte y prueba de ese amor que hemos sentido como pareja todos estos años», ha zanjado. Y es que Carlos y Kike siempre serán fruto de un amor que ha durado más de dos décadas.