Alejandra Rubio en una imagen de archivo de Europa Press

Alejandra Rubio admite que ya no es la de antes y no podrá volver a trabajar

Alejandra se muestra impotente ante la situación

Alejandra Rubio sabe que las oportunidades en televisión escasean. Presentar o colaborar en un programa no resulta tan sencillo como pudiera parecer. Y si no, que se lo pregunten a su abuela.

Desde que le cancelaran su último espacio, María Teresa Campos no ha levantado cabeza. Ha reclamado en multitud de ocasiones una oportunidad para volver a la pequeña pantalla, pero los espectadores y la cadena la han jubilado. Ella piensa que todavía le queda cuerda para rato.

La abuela de Alejandra ha ido acumulando decepciones en los últimos tiempos. Se sentía con fuerzas para seguir con un formato de actualidad, pero los años también empiezan a hacer mella en la comunicadora. Ella trata de retrasar al máximo la retirada.

Es posible que no quiera darse cuenta de que su etapa en la televisión ha finalizado. Llegó el momento de dejar paso a las nuevas generaciones, que llegan pisando fuerte con muchas novedades. En principio, nadie va a apostar por ella. 

En Mediaset no tiene cabida, y en el resto de canales tampoco está previsto hacerle un hueco. Consideran que es un personaje ya muy rentabilizado que no aportaría demasiado y que además maneja un caché bastante elevado. Tampoco ayuda demasiado las continuas polémicas que protagonizan sus hijas y su nieta Alejandra.

Esta jubilación no deseada le ha provocado una sensación de tristeza y frustración a la presentadora. Ya no se siente igual de útil que antes. Su protagonismo se ha ido apagando con el tiempo.

Captura de Alejandra Rubio en el 'Viernes Deluxe'
Alejandra Rubio conoce el estado de su abuela. | Telecinco

Tanto la madre de Alejandra Rubio como Carmen han señalado que a María Teresa le gustaría despedirse de la tele con un espacio de entrevistas. Tuvo una buena oportunidad con La Campos móvil, pero en Telecinco decidieron retirarlo de la parrilla tras un solo programa. Quería adelantarse a un posible fracaso.

Alejandra Rubio es consciente de que su abuela ha sufrido un importante bajón en cuanto a su salud. Se encuentra más delicada y precisa de más atención. Cuenta con personal de servicio, además de su inseparable Gustavo, que ejerce de chófer y confidente.

Hace unas semanas, Carmen Borrego ya dejaba entrever que no estaba atravesando por su mejor momento. Explicaba que en estos instantes necesita más que nunca a sus hijas. Ya no era tan independiente como antes.

"Creo que el error de tu vida es que se te pase el tiempo. Y no hacer lo que las personas que están a tu lado se merecen. Y mi madre se lo merece todo, lo digo de corazón", apuntaba la colaboradora.

Captura de María Teresa Campos y Alejandra Rubio en MTDMAD
María Teresa Campos posa con su nieta Alejandra. | MTMAD

Continuaba diciendo que "yo a mi madre la adoro, espero que me dure mucho". Admitía que "tengo miedo a perder personas que son importantes, tengo miedo a los cambios. A no estar a la altura de lo que se me pueda exigir en estos momentos de mi vida". 

Alejandra Rubio le dio un consejo

Alejandra Rubio se mostraba muy molesta hace un par de semanas con María Teresa. No entendía que pudiera mantener una relación de amistad con Kiko Hernández después de todo el daño que le había hecho a su familia. De alguna manera pretendía que se dejaran de ver.

Pero eso no pareció importarle mucho a la comunicadora. Al cabo de unos días invitaría al tertuliano a comer a su casa, como suele hacer de manera regular. Se llevan de maravilla y así querían demostrarlo.

La emblemática presentadora atraviesa por un momento muy complicado. Siempre que aparece en televisión demanda una oportunidad. Asegura que el trabajo le da vida, y en estos momentos el paro se la está quitando.

▶️ VÍDEO del día

Alejandra Rubio estaría encantada con la posibilidad de que volviera a trabajar. Pero saben que resulta casi imposible que le den una oportunidad delante de las cámaras.