Imagen de un médico y la viruela del mono.

La viruela del mono hace volver las cuarentenas en España

La viruela del mono continúa preocupando a las autoridades sanitarias

La viruela del mono continúa expandiéndose sin freno por España. Aunque se trate de una dolencia relativamente leve, las autoridades sanitarias sí que han mostrado su preocupación. De momento, ya se plantean aplicar cuarentenas para frenar los posibles contagios.

La Comisión de Salud Pública, dependiente del Ministerio de Sanidad, tiene previsto reunirse hoy para abordar la situación. Ya son nueve las comunidades que presentan casos sospechosos o confirmados, y la previsión es que vaya en aumento.

Tanto Sanidad como comunidades autónomas deben decidir qué medidas adoptar ante los casos de viruela del mono. Principalmente para que todos los territorios actúen de la misma manera ante esta enfermedad. Por ahora, hay más de medio centenar en investigación y una treintena confirmados.

La mayoría se concentran sobre todo en la capital. La Comunidad de Madrid alertó hace unos días que uno de los brotes tuvo su origen en una fiesta con un grupo de hombres.

Imagen de la viruela del mono.
La viruela del mono afecta sobre todo a España. | Canva

En muy poco tiempo, España se ha convertido en el país europeo con más incidencia. Según la Organización Mundial de la Salud hay notificados al menos 92 casos en 12 países no endémicos. Los últimos infectados no tienen ningún tipo de vinculación con viajes a África.

Hasta la fecha, la mayoría de casos se habían desencadenado en África Central y occidental. Sin embargo, todo apunta a que el paciente cero se encontrase en Reino Unido. Sería un contagiado que viajó a Nigeria a comienzos del mes de mayo y que habría infectado a otras personas.

Este lunes, el Reino Unido tomó una decisión de gran trascendencia que puede servir de referencia para España. Optó por decretar un aislamiento de 21 días para aquellos que se hayan infectado o presenten algún tipo de síntoma relacionado con el Monkeypox.

▶️ Así es uno de los focos de la viruela del mono en Madrid: Sauna Paraíso

La viruela del mono requiere de cuarentenas para contactos estrechos y para las personas enfermas. Es algo en lo que coinciden las distintas organizaciones sanitarias. Entre ellas la Sociedad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica y el Grupo de Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias.

Pendientes de las medidas que se tomen a partir de ahora, Sanidad ya había dado los primeros pasos la semana pasada. Fue cuando se aprobó un protocolo para la detección precoz de la patología. Todo ello mientras se aguarda por unas soluciones terapéuticas más eficaces.

Plano detalle de la piel de una persona infectada por la viruela del mono
Los expertos sostienen que no hay motivos para preocuparse por la viruela del mono. | España Diario

Una de las opciones que están sobre la mesa es volver a administrar la vacuna de la viruela. Dicho fármaco dejó de utilizarse en los países más avanzados al erradicarse la enfermedad a comienzos de la década de los 80.

La viruela del mono, otro nuevo desafío para la sanidad

La viruela del mono no ha provocado aún casos excesivamente graves. Sin embargo, el virus sí que se ha propagado a gran velocidad. En España ha dejado casi un tercio de los casos notificados en todo el mundo.

De momento, la Agencia Española del Medicamento y productos sanitarios está contemplando diferentes opciones. Entre las propuestas que manejan se encuentran las vacunas y los antivirales. Es algo que ya recomendó administrar a los contactos estrechos el Centro Europeo para la Prevención y el control de enfermedades.

Los expertos, no obstante, señalaban que "no hay que tener una excesiva preocupación. Es un muy difícil que un virus de estas características se transmita a toda la población". Consideran que debido a su escasa capacidad de contagio es muy poco probable que cause una gran pandemia.

No hay que olvidar que la viruela del mono se suele transmitir "por la vía respiratoria, con contacto íntimo estrecho". Raúl Ortiz de Lejarazu señaló que deben ser "gotas gruesas, abrazos, por besos o por la ropa de la cama".