Isabel Díaz Ayuso en una rueda de prensa

Madrid mantiene su pulso al Gobierno y no se cerrará ni el puente ni en Semana Santa

Pese a todo, con el resto de comunidades cerradas, tampoco se podría salir

En medio del cataclismo político que vivió ayer España, pero principalmente la comunidad de Madrid, ayer finalmente se aprobó el plan definitivo de medidas comunes para el próximo puente de San José y para Semana Santa. Aunque finalmente, se confirmó el voto negativo del gobierno madrileño. 

Minutos después del acuerdo, pero, saltaba una nueva noticia. El consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, salía en rueda de prensa para confirmar que Madrid no estaría cerrada durante estos períodos y que su gobierno aplicaría las decisiones que consideren «oportunas». 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ruiz Escudero insistió en que bajo el actual decreto del estado de alarma es la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, quien tiene las competencias para decretar un cierre. Esta decisión volvía abrir una nueva guerra de Madrid contra el Gobierno, pese a que días antes la propia Ayuso afirmaba que acatarían lo aprobado en el Consejo Interterritorial de Salud. Si bien es cierto que esta medida tenga mucho peso, cuando todas las comunidades que rodean el territorio madrileño están cerradas. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«La legislación a día de hoy, por lo que no regimos, es a través del Real Decreto del estado de alarma donde deja bien claro cuáles son las competencias a la hora de tomar las decisiones», eran las palabras exactas del consejero. Este insistió en que su gobierno sigue apostando por su propia estrategia. 

La respuesta de la ministra: «De obligado cumplimiento»

Una de las razones que podrían haber llevado al consejero madrileño a hacer esta rueda de prensa es el hecho que tanto Canarias como Baleares quedaran exentas del acuerdo. Aunque es cierto que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, matizaba que «no se puede ir a las islas a hacer turismo», salvo que se llegue desde el extranjero. 

Sobre la decisión de Madrid de no acatar el acuerdo, explicaba que «no es lo que ha manifestado en el consejo». Y quiso insistir en que todo el plan es de «obligado cumplimiento». «Será obligatoria tanto 'de iure', porque se publicará en el BOE, como 'de facto', porque el resto de comunidades permanecerán cerradas», zanjaba el asunto. 

Ayuso insiste en que les tendrán que obligar «legalmente»

Por su lado, la presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, condición de Ayuso tras el agitado día de ayer, se manifestaba este jueves en el mismo sentido que su consejero. Insistía en que su gobierno, ya sin los consejeros de Ciudadanos, no tiene la intención de cerrar perimetralmente la región durante el puente de San José y Semana Santa «si legalmente» no les obligan.

Y volvía a alegar los mismos motivos que ha hecho en otras ocasiones. «No nos ha ido mejor cuando lo hemos hecho», indicaba en una entrevista concedida a 'Onda Cero'.  Consideraba que aunque egoístamente, y desde un punto de vista económico, el cierre le podría venir bien a Madrid porque la gente consumiría en la región, recuerda que los ciudadanos también tienen «segundas viviendas» y tienen su derecho para ir a ellas. 

Seguía recalcando su creencia de que «el virus no mejora por hacer esos cierres». E insiste que no hay evidencias científicas que lo demuestren: «No hay ni un solo informe que indique eso. Sí tenemos el ejemplo del puente de la Constitución y de noviembre, donde sí subió el contagio. Cerrar no aporta mucho», concluía. 

Pese a todo, la líder madrileña afirmaba respetar las decisiones de los demás presidentes autonómicos y comprender que ante la actual pandemia «cada uno hace lo que puede con lo que tiene» Defendía, pero, que «Madrid ha llevado un camino diferente» y les ha funcionado. Su estrategia sigue siendo «ir contra el virus y no contra la libertad y la movilidad de los ciudadanos».