Collage de Antonio Anglés

La Justicia reabre el Caso Alcásser: la fuga de Antonio Anglés

La Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado reabrir la investigación

Han pasado 28 años de que tuvo lugar el crimen que terminó con las vidas de Toñi, Miriam y Desirée, pero el caso de las niñas de Alcásser todavía está lleno de incógnitas y pese a todo el tiempo que ha transcurrido, durante los últimos meses no ha dejado de ser noticia. 

La investigación siempre señaló que las ha señalado que adolescentes fueron asesinadas y violadas por Miguel Ricart y Antonio Anglés.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El primero fue juzgado y condenado y ahora se encuentra en libertad tras haber cumplido la condena que le impusieron y hace unas semanas hizo unas declaraciones para el programa 'En el punto de mira'

Por, por el contrario, al otro autor del crimen, Antonio Anglés, nunca consiguieron atraparle. Tras haber estado escondido en España, el brasileño huyó como polizón en un mercante que partió desde Lisboa y desde entonces nada se ha sabido de él

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Reabren la investigación

Ahora, más de 28 años después, el Caso Alcásser ha vuelto a situarse en primer plano. La Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado reabrir la investigación sobre la fuga de este hombre.

Una decisión que, según ha informado desde el periódico 'Las Provincias', ha sido tomada en contra del criterio de la jueza de Alzira que ha recibido el traspaso de la causa. 

El tribunal valenciano ha admitido el recurso que presentó la acusación popular contra el sobreseimiento provisional de las diligencias en 2019 en Reino Unido, tras una comisión rogatoria internacional, que permitió averiguar nuevos datos sobre el asesinato de las tres adolescentes. 

Por lo tanto, la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) seguirá manteniendo a Antonio Anglés en la lista de delincuentes más buscados del mundo. 

La jueza de Alzira y el Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales de la Policía Nacional han sido informados de las pesquisas por parte de la Unidad de Cooperación Judicial del Gobierno británico, pero el cuerpo policial español no ha permitido revisar el caso.

Solicitan nuevas declaraciones

Por otra parte, la jueza de Alzira ha solicitado a las autoridades británicas que vuelvan a interrogar a Kennet Fraquharson Stevens, el capitán del buque donde se le perdió la pista al brasileño, en 1993. 

La magistrada ha explicado en una entrevista que del programa 'Equipo Investigación' que un miembro de la tripulación ayudó a Antonio Anglés a escapar y ha considerado oportuno volver a tomar declaración al marinero, ya que sus manifestaciones anteriores no han permitido esclarecer cómo logró huir el fugitivo. 

La jueza de Alzira y el Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales de la Policía Nacional han sido informados de las pesquisas por parte de la Unidad de Cooperación Judicial del Gobierno británico, pero el cuerpo policial español no ha permitido revisar el caso. 

El capitán del buque en el que se fugó Antonio Anglés ya fue interrogado en 1993, cuando el caso de las niñas de Alcásser todavía protagonizaba todas las páginas de los periódicos y llenaba muchos minutos en la televisión. Pero no sirvió de mucha ayuda porque el irlandés no consiguió arrojar más luz sobre el asesinato de las tres adolescentes. 

Según la información que se consiguió recabar en aquel momento, la tripulación consiguió encerrar al fugitivo en un camarote, pero cuando llegaron al puerto el brasileño ya no estaba. Esta fue una de las razones que llevó a la policía a pensar que se había podido escapar gracias a la ayuda de algún tripulante. 

Pero según las últimas declaraciones del capitán y de otros marineros del buqué, Antonio Anglés mantuvo una conversación telefónica, dos días antes de atracar en el puerto de Dublín (Irlanda), con un trabajador de la compañía de transportes de Lisboa mientras estaba retenido en el barco. 

El hombre consiguió adentrarse en la embarcación con una identidad falsa y un miembro de la tripulación, sin saber que era un criminal, le hizo una fotografía creyéndose que era un polizón cualquiera.

El trabajador no le contó a las autoridades que había tomado aquella instantánea cuando le tomaron declaración, pero hace unos meses salió a la luz este dato y desde entonces están buscando la imagen que podría ayudar a dar con el paradero de Antonio Anglés

Este criminal continúa suelto a día de hoy pese a seguir en busca y captura. Se le atribuyen cargos de rapto, violación, asesinato, tenencia ilícita de armas e inhumación de cadáver.