Sara Carbonero sonriente y vestida de blanco con fondo blanco

La noche mágica de Sara Carbonero e Isabel Jiménez 'comadreando'

Las periodistas mantienen una estrecha amistad desde hace años

Sara Carbonero e Isabel Jiménez son compañeras de profesión, socias y amigas inseparables. Las dos periodistas mantienen una estrecha amistad desde hace años, cuando ambas coincidieron en  los Informativos de Telecinco.

Desde entonces, las dos amigas han creado un vínculo que ha estado a prueba de kilómetros. Durante los cinco años que Sara Carbonero e Iker Casillas vivieron en Oporto con sus hijos a raíz del fichaje del futbolista por el Oporto F.C, las periodistas han mantenido intacta su amistad y su relación empresarial.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Ahora que la periodista deportiva ha regresado a Madrid junto a su familia, las dos amigas vuelven a estar juntas en la capital, pudiendo disfrutar de planes únicos y momentos que ellas mismas califican como «mágicos».

La noche mágica de Sara Carbonero e Isabel Jiménez en el Jardín Botánico

Sara Carbonero e Isabel Jiménez están aprovechando al máximo todos los momentos que pueden compartir desde el regreso de la periodista deportiva a la capital.

Más teniendo en cuenta que Isabel Jiménez se encuentra en la recta final de su segundo embarazo y necesita, ahora más que nunca, el apoyo incondicional de su 'comadre', que es el nombre que utilizan  cariñosamente para llamarse entre ellas.

Recientemente, las dos periodistas disfrutaron de un bonito paseo durante la noche fría madrileña. Las amigas acudieron al Real Jardín Botánico de Madrid para admirar la decoración navideña del jardín y la naturaleza escondida en pleno centro de la capital.

«Noches bonitas para el recuerdo. La magia del Botánico... #familia", escribía Isabel Jiménez en su cuenta de Instagram junto a unas preciosas imágenes de ambas amigas paseando junto al pequeño de la presentadora de Telecinco.

Por su parte, Sara Carbonero también ha querido dejar constancia en sus redes sociales del bonito  momento vivido junto a su gran amiga.

«Noches de cuento», escribió la mujer de Iker Casillas junto a los hashtags #Naturalezaencendida, #JardínBotánico, #magia, #Madrid y #Navidad2020. Una publicación que fue acompañada de una imagen de la periodista de espaldas con el jardín iluminado de fonfo. «Vaya fotón», le comentó Isabel Jiménez a su amiga.

Las amigas han vuelto a utilizar sus redes sociales para dar buena cuenta de su amistad, que ha perdurado a pesar de la distancia y los problemas económicos derivados de su actividad empresarial en conjunto. 

Sara Carbonero e Isabel Jiménez, amigas y socias de la compañía 'Slow Love'

La amistad entre Sara Carbonero e Isabel Jiménez traspasó el ámbito de lo personal cuando las periodistas decidieron crear una empresa juntas: la marca de moda sostenible Slow Love SL.

Las dos periodistas comparten su pasión por la moda y el medioambiente, por lo que apostaron firmemente por este ambicioso proyecto.

A pesar del esfuerzo invertido, la compañía no ha dado los resultados esperados casi cinco años después de su creación. De hecho, actualmente la empresa lleva tres años consecutivos en números rojos.

Consciente de ello, las periodistas han dado un giro radical y han cerrado un acuerdo con el gigante Cortefiel para crear una colección de ropa 100% sostenible que sea distribuida en todos los establecimientos de la compañía dentro de España.

«Son tiempos raros, meses extraños, días de dudas e, incluso, de vértigo... pero los sueños no se cumplen si no mantienes un compromiso con ellos. Nuestra marca nació hace cinco años y desde entonces nos hemos comprometido con la revolución Slow Love, una alternativa a la incesante necesidad de este mundo con prisas», escribía Isabel Jiménez para anunciar la noticia de su alianza con Cortefiel.

En cualquier caso, ningún obstáculo será suficiente para frenar la ambición de Sara Carbonero e Isabel Jiménez. Y mucho menos para acabar con su amistad.