Kiko rivera con gafas, la barba desaliñada, la cabeza ladeada y una sonrisa triste

Kiko Rivera prepara la vuelta a Cantora tras descubrir que se ha arruinado

Kiko soporta un nuevo revés

Kiko Rivera sufre un nuevo varapalo en lo económico. Hace unos meses, su compañía discográfica decidía rescindirle el contrato. Además, la finca de Cantora, de la que tiene un porcentaje, tampoco se consigue vender al precio deseado.

En los últimos días, recibía otra noticia negativa en este sentido, que salpicaba de lleno a su esposa. Irene Rosales se presentaba como la nueva imagen de una firma de bolsos. Se mostraba ilusionada con este proyecto que posiblemente le reportará importantes beneficios.

Pero lo curioso de esto es que la mujer de Kiko hubiera aceptado dicha propuesta. Ella contaba ya con un negocio de bolsos que puso en marcha en abril bajo el nombre de Varoi. Pero parece que no ha tenido el resultado esperado.

Según desvela la revista Semana, dicho proyecto ya está abandonado. El perfil en redes sociales de la tienda sigue activo, aunque no se publica nada desde mayo. Por su parte, la página web permanece en mantenimiento y tampoco se responde a los mensajes.

Señalan que "Irene empezó con muchas ganas, pero no ha conseguido las ventas deseadas. Al final, ha dejado que se desinfle y está centrada en otras cosas". La situación de dicho negocio está ahora en el aire.

Kiko Rivera
Kiko Rivera sabe que ha fracasado el último proyecto de su esposa | Instagram

Nadie responde a las dudas de los posibles clientes y tampoco ella se encarga de promocionar sus complementos. En realidad, ya solo se preocupa de promocionar la nueva marca que la ha contratado. Resulta muy sorprendente el poco entusiasmo que ha puesto en Varoi.

No llegó a cumplir los seis meses y ya cayó en el olvido. Tampoco hay intención de retomarlo con el tiempo, según dejan entrever. "No sabe si no era el momento o qué, pero estaba convencida de que gracias a las redes sociales iba a ir bien, ha sido un golpe", subrayan.

▶️ VÍDEO del día

Kiko Rivera está muy tranquilo en ese sentido. Sobre todo porque su esposa ha llegado a un acuerdo muy ventajoso con una firma de bolsos importante. Y eso podría ser el principal impedimento por el que habría dejado aparcado su negocio.

Le habrían pedido exclusividad y no podrá hacer campañas de otras marcas mientras dure la vinculación. Pero, al margen de todo esto, lo que es evidente es que no consiguió el éxito que esperaba con su negocio. Eso también le abrió los ojos para no seguir tirando de él.

Cuando comenzó con esta aventura empresarial explicaba que "será una tienda online de bolsos, un complemento ideal". Aseguraba que "poco a poco iré subiendo todos nuestros productos". Tenía la esperanza de triunfar con esta idea.

"No sé el tiempo que durará esta aventura, espero que mucho, pero de lo que sí estoy segura es de la ilusión que tengo", dijo. Creía que los casi 700 000 seguidores de Instagram le acompañarían en este proceso, pero no fue así.

Kiko Rivera tiene unas vacaciones accidentadas

Kiko Rivera y su familia se encuentran disfrutando de unos días de vacaciones en República Dominicana. Sin embargo, se han visto afectados por distintos contratiempos durante su estancia en este paraíso.

Foto de la pareja
Irene Rosales le ha dado un disgusto a Kiko con su última aventura empresarial | GTRES

El hijo de Isabel Pantoja sufrió un problema de salud a los dos días de llegar. "Pasó lo que tenía que pasar, me ha dado una insolación", confirmaba a sus seguidores. "Me veis que estoy muy quemado y me he tenido que venir a la habitación", señaló.

Pero el DJ no fue el único. Irene tampoco se encontró del todo bien, algo que achacó a los cambios en la comida y al agua. "Hoy me ha tocado a mí", aseguraba.

Kiko Rivera, además, denunció que alguien suplantaba la identidad de su manager para ofrecer actuaciones. Advirtió que "si alguien recibe la llamada ofreciendo a mi persona para una actuación de un tal Josué, que sepa que es una estafa".