Iker Casillas con cara seria y poniéndose una mano en la cara

Iker Casillas, ingresado de urgencia

El futbolista ha sufrido un nuevo problema de salud que le ha obligado a visitar el hospital

Se acaban de cumplir dos años desde que Iker Casillas vivió uno de los episodios más complicados de su vida. El 1 de mayo de 2019 el madrileño sufrió un infarto de miocardio durante uno de sus entrenamientos con el Oporto.

Un terrible suceso que le obligó a tener que abandonar el terreno de juego de forma definitiva unos meses más tarde. «Lo importante es el camino que recorres y la gente que te acompaña, no el destino al que te lleva, porque eso con trabajo y esfuerzo, llega solo y creo que puedo decir, sin dudar, que ha sido el camino y el destino soñado», escribió tras comunicar que su carrera como futbolista había terminado. 

Han pasado dos años desde entonces y parecía que todo había vuelta a su cauce y que el infarto de miocardio se había quedado en un simple susto. Sin embargo, Iker Casillas ha vuelto a vivir un episodio similar al de aquel momento.

Iker Casillas, de nuevo en el hospital

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Según la información que ha compartido en exclusiva la revista '¡Hola!', el exguardameta tuvo que ser ingresado de urgencias el pasado 28 de abril por un nuevo problema de salud. 

Iker Casillas se empezó a encontrar mal cuando estaba jugando al pádel con unos amigos. Comenzó a sentir un fuerte dolor en el pecho y a notar cómo el corazón se le aceleraba, por lo que no lo dudó y en compañía de dos de sus amistades acudió al Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid. 

A pesar de que el exfutbolista pudo entrar por su propio pie al centro médico, permaneció allí hasta la madrugada. Los doctores le hicieron varias pruebas para descartar que fuera algo grave. Y afortunadamente no lo fue.

Los sanitarios descartaron que Iker Casillas hubiera sufrido otro infarto tras obtener los resultados. Por lo tanto, su vida no corría peligro y él pudo volver a su casa durante la madrugada, en torno a la 1 de la mañana del 29 de abril, para poder descansar mucho más tranquilo. 

Meses complicados, pero actitud positiva

Aunque el exfutbolista ha intentado llevar una vida calmada desde que sufrió aquel terrible episodio hace ya dos años, no puede evitar asustarse cada vez que vive algo similar a lo que le sucedió aquel 1 de mayo de 2019.

Los últimos meses no han sido fáciles para Iker Casillas. Sara Carbonero tuvo que someterse a una nueva intervención en la Clínica Universitaria de Navarra en Madrid y unas semanas más tarde ambos, y tras un sinfín de rumores, anunciaron su separación tras 10 años de relación, por lo que el estado de ánimo del que fuera el portero del Real Madrid no ha sido el mejor. 

No obstante, el exfutbolista se ha mostrado muy optimista en sus redes sociales. El 1 de mayo, justo cuando se han cumplido dos años desde que sufrió el infarto de miocardio, ha compartido una importante reflexión en su cuenta de Instagram. 

Iker Casillas ha publicado una instantánea suya frente al espejo y con una sonrisa de oreja a oreja con la que ha demostrado que pese al susto que ha vivido reciamente se encuentra perfectamente. Pero lo que más ha llamado la atención no ha sido la fotografía, sino las palabras que han acompañado a la imagen. 

«2 añitos después... Vive hoy, mañana ya veremos», ha escrito el exfutbolista junto a la instantánea. De esta forma, ha dejado claro que está dispuesto a seguir luchando y que quiere aprovechar al máximo cada momento porque no se sabe qué es lo que puede venir al día siguiente.

Una publicación con la que consiguió un sinfín de mensajes de apoyo por parte de sus seguidores, de sus compañeros y de sus amigos. Aunque sin lugar a dudas la reacción que más llamó la atención de esta reflexión fue la de Sara Carbonero