Carlota Corredera con lágrimas

Carlota Corredera se rompe al conocer la oscura verdad tras su despido: 'Quemada'

Carlota descubre nuevos detalles de su baja

Carlota Corredera sigue pendiente del teléfono. Pensaba que en Mediaset no se olvidarían de ella después de tantos años de servicio al grupo de comunicación. Pero la decepción es mayúscula al comprobar que pasa el tiempo y no le confían ningún proyecto.

Está totalmente desaparecida desde hace meses. Se la puede ver en redes sociales disfrutando de continuos viajes y escapadas, pero en la televisión ya no se le espera. No hay constancia de que vaya a regresar.

Desde el entorno de Carlota tienen claro que las opciones de volver son mínimas. La cadena está empeñada en limpiar la imagen tan deteriorada de algunos programas como Sálvame. Sobre todo después de verse afectado el formato por la Operación Deluxe.

Foto de Carlota Corredera recogiendo el premio
Carlota Corredera tiene cerradas las puertas de Telecinco. | GTRES

Entre los investigados también se encontraba la periodista viguesa. Aprovechando su implicación en el caso, los directivos de Telecinco decidieron prescindir de sus servicios. Pero detrás de esta decisión tan meditada se escondían unos cuantos motivos de peso.

El espacio vespertino registraba unas importantes caídas de audiencia cada vez que la periodista aparecía en escena. Este descenso se vio agravado tras su defensa a Rocío Carrasco. Muchos compañeros sentían pánico cada vez que coincidían en plató con ella y mostraban un punto de vista distinto al suyo.

Ha quedado comprobado que forma parte ya del pasado y que no tienen previsto concederle más oportunidades. Las puertas de la cadena están totalmente cerradas para ella. Fuentes del grupo de comunicación confirman a Informalia que "ya no la quieren".

Llevaban tiempo tratando de "desprenderse de ella, pero no sabían cómo. Para ellos ya estaba quemada". Entienden que resultaría muy complicado sacarle más partido a su figura.

Tanto Carlota Corredera como los directores de Sálvame fueron apartados de sus funciones a raíz de que estallara la Operación Deluxe. Sin embargo, con el tiempo se comprobó que "ellos han vuelto y ella sigue desaparecida y sin proyecto".

Pero, al parecer, no sería el único personaje de la cadena que tendría los días contados. Telecinco también tiene un problema con Christian Gálvez. No le encuentran un espacio a su medida desde que finalizara su experiencia en Pasapalabra.

Desde entonces, todos los formatos que ha conducido resultaron un fracaso. Tampoco se puede decir que su paso por la radio haya resultado del todo satisfactorio. Hace unos meses decidió abandonarla para centrarse en la televisión.

Su imagen se ha visto un tanto dañada en los últimos meses tras conocerse su separación de Almudena Cid. Es algo que no pasa desapercibido para los espectadores, pero tampoco para los directivos de la cadena. Pensaban que el madrileño era garantía de éxito.

Sin embargo, las audiencias no le han acompañado en sus últimos desafíos profesionales. Es el caso, por ejemplo, de Esta noche gano yo.

▶️ VÍDEO del día

Carlota Corredera ve como se le caen más proyectos

Carlota Corredera ha sido desplazada de la televisión, pero no ha sido el único revés que ha sufrido la gallega en los últimos tiempos. Hace unas semanas se conocía que tampoco le iban a publicar el tercer libro que tenía previsto sacar a la venta. Una decisión de la editorial, que no vio oportuno seguir con esta propuesta ante la caída de popularidad de la periodista.

En cualquier caso, no es descartable que ella tenga un plan B. Se sabe que montó una productora con su marido Carlos. Y ya se ha empezado a especular con la posibilidad de que venda algún tipo de formato a una cadena.

Christian Gálvez presentando 'Alta Tensión' sonriente
Christian Gálvez podría seguir los pasos de Carlota. | Mediaset

De momento son todo conjeturas, pendiente de que se aclare su futuro y su relación contractual con Mediaset. Tiene contrato en vigor con ellos y desea conocer cuáles son las intenciones de los directivos.

Carlota siente cierto agobio por la falta de trabajo. También está molesta por la manera en la que le han apartado.