Pedro Sánchez en rueda de prensa en la Moncloa para declarar el estado de alarma, el 25 de octubre del 2020

Pedro Sánchez comparece para mandar un aviso: 'Nunca jamás'

El líder del Ejecutivo rechaza la violencia de forma tajante, tras lo ocurrido en las protestas por la defensa de Pablo Hasél

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hablado por fin de lo sucedido durante esta semana en varias ciudades españoles y tras los incidentes violentos vistos en Madrid, Barcelona y Valencia para protestar por el encarcelamiento del rapero catalán, Pablo Hasel.

Este jueves, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, denunció esos altercados y puso en duda los mensajes a la población de Unidas Podemos (UP), como el de Pablo Echenique, animando a protestar y sin rechazar los actos violentos de estos últimos días.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Sánchez rompe su silencio tras los altercados en Madrid, Barcelona y Valencia

Aunque Sánchez prefirió no hacer ninguna declaración institucional en los días posteriores a las protestas, finalmente el presidente del Gobierno ha querido mandar un claro y directo mensaje durante un acto en Mérida para presentar el plan de recuperación económica de España. Sánchez ha confesado que el Gobierno de España va a tratar en los próximos meses la «tarea pendiente» de cambiar en el Código Penal los delitos relacionados con la libertad de expresión.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«La democracia española tiene una tarea pendiente que es ampliar y mejorar la protección de la libertad de expresión. Existe además un consenso amplio dentro de la sociedad para amparar mejor la libertad de expresión en línea con la regulación que existe en otros a de los países europeos. Y el Gobierno mejorará la protección legal de la libertad de expresión», ha asegurado Sánchez.

«Es inadmisible el uso de cualquier tipo de violencia en una democracia plena»

Además, el presidente del Ejecutivo ha calificado como «inadmisible el uso de cualquier tipo de violencia en una democracia plena» como la de España. Sánchez ha dicho que «no hay excepción a esta regla. No hay causa, ni lugar ni situación que pueda justificar el uso de la violencia».

A través de un contundente mensaje, Sánchez ha afirmado que «la violencia no es una libertad, es un ataque a las libertades de los demás», y ha considerado que en tanto que «la violencia es un ataque a la democracia», el Ejecutivo «hará frente a cualquier forma de violencia y garantizará la seguridad ciudadana».

El presidente del Gobierno ha entrado a valorar que la democracia apuesta por la libertad de manifestación y la libertad de expresión, «incluso la expresión de los pensamientos más infames y absurdos, pero también la democracia nunca, jamás ampara la violencia, porque la violencia es lo contrario a la democracia», porque la violencia es la negación de la democracia. Además, ha sentenciado así sobre el tema: «mejorar la protección a la libertad de expresión y actuará contra cualquier forma de violencia».

Pedro Sánchez, en Mérida para presentar el plan de recuperación económica

El líder del Ejecutivo ha hablado este viernes 19 de febrero desde la ciudad extremeña de Mérida, casi a la vez que daba una rueda de prensa en el Congreso el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha dado todo su apoyo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, como así le solicitaron los sindicatos policiales, horas más tarde de que el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, echara más 'leña al fuego' sobre las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

La presentación de este plan económico que quiere solucionar con fondos europeos los efectos de la pandemia del Covid y transformar España. Al acto han acudido diferentes autoridades como la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco; la presidencia de la Asamblea, Blanca Martín; los presidentes de las diputaciones de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, y de Cáceres, Carlos Rodríguez, o el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, entre otras autoridades.