Pedro Sánchez en rueda de prensa

Pedro Sánchez detalla cuándo acabará el estado de alarma y el toque de queda

El presidente del Gobierno mantiene la prudencia y advierte sobre los riesgos de una desescalada rápida

Hoy es un día clave para nuestro país. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido en el Congreso de los Diputados para hablar sobre cómo se ha gestionado el actual estado de alarma desde que dio comienzo el pasado mes de octubre. Al Ejecutivo no le quedó otro remedio que volver a decretarlo después de que los contagios por Covid-19 se dispararan como consecuencia del verano y el relajamiento de las medidas que hubo.

Admite que se cometieron errores

Con el confinamiento total del mes de marzo, se logró estabilizar en gran medida la proliferación del virus. Sin embargo, las buenas cifras hicieron que el Gobierno permitiera una desescalada demasiado apresurada de cara al verano, que tuvo consecuencias catastróficas. Pedro Sánchez admite que en aquella ocasión se cometieron errores. El objetivo por aquel entonces era hacer todo lo posible por reactivar la economía dejando a un lado la salud.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En este sentido, el presidente admite que para «aliviar la fatiga emocional» se optó por una «desescalada rápida» que tuvo fatales resultados. Sin embargo, no hay dos sin tres y volvimos a cometer el mismo error con la llegada de la Navidad. Todavía en pleno estado de alarma y con los casos aumentando, se decidió por rebajar las restricciones provocando una tercera ola devastadora que todavía intentamos superar.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ahora parece ser que desde el Ejecutivo han aprendido lo que supone relajar las medidas —resulta surrealista que hayamos que tenido que pasar por tres oleadas para entenderlo— y se muestra mucho más prudente. Optan por «no bajar la guardia» pues, aunque las cifras representan un descenso de contagios y velocidad de transmisión, la situación todavía es «grave». «Esto no es una tarea fácil, solo hace falta una mecha pequeña para que se extienda el virus» ha señalado Pedo Sánchez.

Hasta el nueve de mayo

Siguiendo la senda de no apresurarse en una desescalada de cara a Semana Santa, el presidente del Gobierno descarta revisar el actual estado de alarma el próximo 9 de marzo, como se preveía que iba a ocurrir tras el Consejo Interterritorial de Salud, y se mantiene hasta el 9 de mayo.

Sánchez reitera una vez más que no se debe realizar una «desescalada precipitada» como la del pasado verano —y navidad— y mantiene que el estado de alarma es una herramienta necesaria para aplicar cuantas medidas de seguridad sean necesarias para evitar los contagios con el objetivo de alcanzar menos de 25 casos por 100.000 habitantes. «Necesitamos mantener la vigilancia» señalan desde Moncloa.

«La situación sigue siendo grave, hay algunos territorios donde la incidencia es alta, pero la tendencia es baja gracias a las medidas tomadas» ha explicado afirmando que el estado de alarma funciona. «Debemos asumir como propio el reto de evitar una cuarta ola. Debemos evitar el riesgo de que la llegada de las vacunas nos relajen» ha reiterado.

Por lo tanto, seguirán en manos de las comunidades autónomas mantener o modificar las actuales medidas de restricción, siempre bajo el marco legal del estado de alarma. No será hasta el mes de mayo cuando desde el Ejecutivo decidan si terminar con esta herramienta constitucional y con ello el controvertido debate del toque de queda.

Es una labor de todos

Durante su discurso, Pedro Sánchez ha hecho hincapié en lo importante que resulta la unidad tanto política como ciudadana para poder superar la crisis sanitaria. Anunciando un paquete de medidas de 11.000 millones de euros para los sectores de la hostelería y el turismo, el presidente sostiene que «nos acercamos a la recuperación», pero que es necesario que las fuerzas políticas remen juntas como han hecho en Europa.

Para terminar su comparecencia, el presidente se ha mostrado optimista sobre la situación epidemiológica y ha asegurado que el fin de la crisis del coronavirus está cerca. «Estamos en la recta final de la pandemia y en el inicio de la recuperación económica y social» señala.