Pedro Sánchez en el estrado del Congreso de los Diputados, el 24/02/2021

Pedro Sánchez anuncia que podría haber cambios en el Gobierno pronto

La marcha de Pablo Iglesias deja abierta la posibilidad de una profunda remodelación en el Ejecutivo

La situación política de España ha sufrido un terremoto en los últimos días. Por eso el presidente del Gobierno sopesa ahora hacer cambios en su Ejecutivo tras la marcha de su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

El anuncio del líder de Podemos pilló a Pedro Sánchez fuera de España, concretamente en la cumbre hispanofrancesa celebrada en Montauban. El presidente del Ejecutivo español visitó este lunes junto a su homólogo francés la sepultura de Manuel Azaña totalmente ajeno a lo que ocurriría poco después.

Pablo Iglesias llamó a Pedro Sánchez apenas unos minutos antes de hacer público el vídeo donde pedía que su sustituta al frente de la vicepresidencia segunda del Gobierno fuera Yolanda Díaz, ministra de Trabajo. Además, en las imágenes, el líder de Podemos agradeció el trabajo y el trato de sus compañeros de partido y nada al actual jefe del Ejecutivo.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Desde Moncloa aseguran que «en los próximos días» se avecinan más cambios. Pedro Sánchez los anunciará sin cerrar la puerta a una posible remodelación del Ejecutivo más profunda.

El presidente del Gobierno español aceptó la propuesta de Pablo Iglesias para que Yolanda Díaz ocupase su cargo. Y es que el marido de Irene Montero la ve como su posible sustituta al frente del partido ante un posible adelanto electoral.

Además, el líder de Podemos exigió que se respetase el acuerdo del Gobierno de coalición donde se menciona la parte proporcional que debe tener la formación morada en el Ejecutivo. Ante esto, la última palabra siempre la tiene el presidente y así lo recuerdan fuentes cercanas a Sánchez, que en este caso insisten en que «no va a haber ningún problema».

Lo cierto es que los morados no ocuparán las principales carteras económicas, aunque Yolanda Díaz se sitúe por encima de la vicepresidenta tercera Nadia Calviño. La única pauta que mandan desde Moncloa es que «habrá continuidad» para destacar que no habrá desconfianzas ni conflictos con los cambios que se lleven a cabo en los próximos días.

Un nuevo impulso político

La posibilidad de una profunda remodelación gubernamental colea desde el pasado verano, momento en el que fuentes cercanas al Ejecutivo español desvelaron que Pedro Sánchez tenía pensados cambios tras la crisis del coronavirus y las diferencias con Podemos.

Su intención era dar un nuevo impulso político al gabinete y esta podría ser su oportunidad de oro para hacerlo, siempre y cuando se respete el actual porcentaje de miembros de Unidas Podemos en el Gobierno. Esto significa que el equilibrio de fuerzas que en 2020 se materializó en un 18 para el PSOE  y 4 para Podemos se mantendría y cada partido sería el responsable de articular cambios en las carteras de su formación política.

La única excusa que impulsó a Pedro Sánchez y a su director de gabinete, Iván Redondo, explicar posibles cambios con miembros del partido socio de gobierno fue el gasto en personal y ministerios.

Esa política tendría que corregirse de cara a la crisis por la pandemia del Covid-19 y para hacer frente a las condiciones europeas para las ayudas. Y es que 22 ministerios para tiempos de convulsos son demasiados, si además los cargos a dedo gastan más de 75 millones de las arcas públicas, la cifra más alta en toda la historia democrática de España. 

La sustituta

Lo cierto es que con la decisión de Pablo Iglesias más de uno respira tranquilo. Y es que Yolanda Díaz no supone ninguna desestabilización para el Gobierno al contrario que Pablo Iglesias.

La ministra de Trabajo ha protagonizado encontronazos con algunos rostros socialistas, especialmente con Nadia Calviño, pero a diferencia de Pablo Iglesias, Yolanda Díaz no ha apostado por tensar el pulso aireando las discusiones públicamente, algo que supone un para sus compañeros socialistas.

La sustituta de Pablo Iglesias garantizaría así a Pedro Sánchez una actitud pública mucho menos beligerante que la de Pablo Iglesias, señalan varias voces en Moncloa. Aunque su figura despierta recelos en el Gobierno por su popularidad en las encuestas, insisten en que dará más estabilidad al Ejecutivo español.

En cuanto a la remodelación profunda, Pedro Sánchez tiene la última palabra y será él quien decida a lo largo de la semana si conviene realizar más cambios o tan solo cubrir las vacantes que deja la salida de Pablo Iglesias del Gobierno.