Un policía local en un control nocturno

Millones de españoles cambiarán su toque de queda el jueves 'si todo va bien'

La situación epidemiológica ha mejorado dando pie a la desescalada

Esta semana será clave para el gran número de españoles que residen en la Comunidad de Madrid. Su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, está convencida de que ya es tiempo de comenzar una desescalada que alivie la presión económica que sufre la capital y este mismo jueves 18 de febrero se prevé que el toque de queda sea modificado.

Cambio de toque de queda «si todo va bien»

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid notificaba un descenso en las cifras registradas del Covid-19. La incidencia acumulada se encuentra en 625 contagios por 100.000 habitantes, una bajada notable desde la registrada hace una semana. Con este panorama, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso se encuentra esperanzado y ya planea relajar algunas medidas de restricción.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Cambiar el toque de queda sería uno de los primeros pasos junto con retrasar el cierre de bares y restaurantes. Será a partir del próximo jueves cuando se conozca la decisión tomada por la comunidad donde el toque de queda se retrasaría hasta las 11 de la noche. Los bares no podrán recibir clientes a partir de las 22.00 horas, pero la ampliación del toque de queda supondrá la posibilidad de que puedan ofrecer cenas hasta ahora prohibidas pues, hasta que no se conozca la decisión del jueves, en la actualidad deben cerrar a las 21.

El toque de queda en la Comunidad de Madrid está establecido de 22 a 6 de la mañana, pero no será hasta la publicación de las actualizaciones del Decreto de la presidenta de la Comunidad de Madrid y de la Orden de la Consejería de Sanidad, cuando este horario se modifique. El nuevo toque de queda entraría en vigor a partir de las 00.00 horas del jueves 18 de febrero.

En un comunicado ofrecido en rueda de prensa por Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, y Elena Andradas, directora de Salud Pública, han explicado que estas modificaciones se llevarán a cabo siempre y cuando «la tendencia siga siendo a la baja».

Los bares serán los otros grandes beneficiados

Si algo han mantenido desde la Comunidad de Madrid es que el «cierre absoluto» del sector de la restauración no ha implicado un menor número de contagios y que lo que sí que se ha podido contrastar es la reducción de brotes vinculados a los bares y restaurantes en Madrid. Con todo ello, la decisión de cambio de toque de queda dará un respiro a este sector económico tan castigado por la pandemia.

Será la restauración uno de los beneficiarios de la ampliación del toque de queda que implicará una mayor movilidad nocturna. Sin embargo, los negocios mantendrán el número máximo de comensales por mesa que actualmente se encuentra en seis para la terraza y cuatro dentro del local. También continuará estando prohibido el consumo en barra y será obligatorio efectuar una correcta ventilación de los espacios.

La Comunidad de Madrid pondrá a disposición de los locales la Guía para Ventilación de Establecimientos de Hostelería que establece las claves para una correcta ventilación. Además aconsejan mantener un nivel bajo de ruido para evitar elevar la voz y con ello provocar un mayor riesgo de aerosoles.

Levantamiento de confinamientos

La mejora de la situación epidemiológica de Madrid ha provocado que las autoridades sanitarias contemplen la posibilidad de relajar ciertas medidas de prevención, pero siempre teniendo presente los cambios que la buena tendencia pueda experimentar. En este sentido, además del cambio de horario también se han comenzado a levantar algunos confinamientos que afectaban a algunas zonas de la región.

Cerca de medio millón de madrileños residentes en 21 zonas básicas de salud y 15 localidades como por ejemplo Móstoles, Aranjuez o Coslada han visto como la movilidad ha sido liberada de las limitaciones a las que estaban sometidas por lo que podrán volver a salir y entrar libremente de sus barrios. Aunque la Comunidad de Madrid todavía mantiene el cierre perimetral de aquellas zonas más afectadas por el virus.