Chica con mascarilla confinada detras de una ventana

Pronóstico esperanzador: Un matemático español pone fecha final a la pandemia

La llegada del calor, la vacunación y la inmunidad de grupo son tres factores indispensables para la evolución favorable

Desde que comenzó la pandemia, todos estamos deseando que llegue a su fin. Cada vez tenemos más información y más datos, pero ninguna nos deja claro cuándo será el fin de la pandemia. La incertidumbre hace que nos sintamos nerviosos y cansados de la situación.

No obstante, un matemático asturiano, Juan Luis Fernández, ha hecho sus cálculos y ha llegado a una conclusión.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El matemático ha hablado para Cadena SER  y ha hablado sobre la situación en Asturias: «íbamos muy bien pero llevamos tres-cuatro días estancados. Eso hace que los infectados diarios hayan pasado de lo previsible al percentil 75%, es decir, una tendencia un poco peligrosa y podría indicar que no bajemos de los 100 casos diarios y sea el origen del repunte» explicaba el matemático. 

«La previsión original que manejabamos era que si no hay impacto de nuevas cepas, para la primera semana del mes de marzo la pandemia estaría en números muy bajos» continuaba explicando. 

El matemático también explicaba que el repunte parece más claro en Madrid, ya que «las curvas están más achatadas y las cifras de estos días están en un percentil 90, es decir, una pequeña pérdida de control».

La evolución de las nuevas cepas

Un aspecto importante que hay que tener en cuenta para calcular cuándo podría ser el fin de la pandemia es la evolución de las cepas. «Si son muy importantes, la bajada de la tercera ola no ocurriría y se produciría un repunte» explicaba.

«En el pasado creíamos que podríamos llegar a un escenario de bajada y luego se prolongase hasta mediados del mes de abril. Eso sería posible por las vacunas e inmunización de grupo» continuaba explicando.

Esto indica que tanto marzo como abril podrían ser tranquilos, pero todo depende de cómo evolucionen las cepas británica, sudafricana y brasileña.

Julio, el mes clave para el matemático

Juan Luis Fernández explicaba que «hay que ser optimistas» y, ante la pregunta de «¿Ves el final de la pandemia en verano?» decía que hay que dar «noticias realistas, ni pesimistas ni positivas.»

Uno de los factores que está a nuestro favor, según indica el matemático, es que va a llegar el calor poco a poco. Poniendo el ejemplo de Asturias, el matemático señalaba que otro elemento clave es la vacunación: «hay que meter caña en vacunar a cada vez más asturianos. Mi padre tiene 92 años y se vacuna este domingo».

Por último, destacaba la inmunidad de grupo: «ya ha habido 47.000 infectados en Asturias declarados, pero esa cifra multiplicada por tres o por cuatro. Estamos en una inmunidad de grupo bastante elevada.»

Juan Luis Fernández  también explica que julio podría ser la fecha clave para empezar a ver el fin de la pandemia, aunque no va a desaparecer, sino que «va a estar circulante pero no va a colapsar los hospitales, ni va a generar un problema en los negocios. Habrá un número de infectados muy inferior».

También explicaba que «siempre va a haber un porcentaje, pero lo importante es que no nos influya como nos está influyendo hoy en día en la sanidad y en la economía».

El matemático sigue haciendo hincapié en que el punto clave es la vacunación, ya que ha señalado que las nuevas cepas podrían suponer que «posiblemente la presión hospitalaria no baje de repente como se esperaba». 

El matemático opina sobre la Semana Santa

Juan Luis Fernández ha hablado sobre las declaraciones de Fernando Simón sobre la previsión de Semana Santa. «Yo ya no sé si Fernando Simón es politólogo, epidemiólogo o visionario» comentaba.

«Que los modelos matemáticos no se puedan utilizar o no se puedan predecir las cosas solo indica, desgraciadamente, de cómo están gestionando la pandemia y eso son malas noticias para España porque es improvisación». También admitía que «la predicción a muy largo plazo es imposible».