Imagen de un entierro

Fallecen 16 miembros de una misma familia al contagiarse de Covid en un funeral

Uno de los familiares narra la tragedia mientras su padre aún encuentra recuperándose de la enfermedad

La pandemia ha afectado a multitud de casas en España, con muchas historias trágicas que va dejando este capítulo negro de nuestra historia, y algunas de ellas que se hacen eco, bien por su dificultad, o por la empatía que pueda resultar una situación similar producida en otra piel.

Tras unas Navidades marcadas por una serie de medidas que han limitado el contacto con los más queridos, todo ello no ha supuesto un problema, ya que no serán las últimas, al menos para la mayoría de las familias. En todos los hogares españoles se ha sacrificado algo de felicidad, como el que cosecha en tiempo de flor para recoger más tarde. 

Con la mirada puesta en 2021 y esperando a la pandemia modifique su curso, una de estas reuniones familiares de las que tanto se advierte por parte de las autoridades se ha cobrado la vida de 16 miembros de una familia en un funeral. El suceso ha ocurrido en México, lugar que hasta el momento ha visto como 141.000 personas morían a causa del virus, y el fallecido por el cual se realizaba la enfermedad lo había hecho por la misma causa.

Una tragedia sin precedentes

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Así lo ha contado José Martín Chávez Enríquez en declaraciones para el diario 'Milenio', en el que narra que en 2020 perdió un tío lejano a causa del patógeno y, a cuya ceremonia había acudido la mayoría de sus familiares. De todos los que acudieron al ritual fueron 16 los que perdieron la vida en el municipio de Cuautitlán Izcalli. 

«No he tenido tiempo ni de llorar, estoy como pasmado» explica Chávez apuntando que su madre falleció a causa del brote y que su padre aún se encuentra en estado de enfermedad en su mismo hogar.

«El virus arrasó, acabó con casi toda la familia. Fueron enfermando y muriendo. Mi madre de 62 años estuvo en cama, pero se puso grave y la tuve que llevar al Hospital Vicente Villada y no logró sobrevivir» apunta el afectado por la tragedia.

La perdida personal no ha sido la única que ha llegado a la vida de Chávez, aunque desde luego sí ha sido la más importante. El protagonista, que tiene un negocio de spa tuvo que echar el cierre a causa de la situación pandémica, y a causa de los gastos sanitarios calcula en pérdidas una cuantía superior a los 3.000 euros.

Reuniones multitudinarias y su peligro de contagio

Es por ello que uno de los principales aspectos a limitar por parte de las autoridades ha sido todo aquel que conllevara la reunión de 6 o más individuos, incluyendo aquellos relacionados con los velatorios o despedidas, que desde el principio de la pandemiavieron su cancelación casi inmediata.

Los funerales han dejado historias dispares, incluso algunos que han intentado sacar tajada durante este episodio para fingir alguna situación poco corriente, pero en la mayoría de los casos son tragedias que relacionadas con el último adiós.

Si bien resulta una dura medida cautelar lo cierto es que también efectiva, son muchos los casos que han desatado brotes en comunidades a los que el Covid tenía poco acceso, y en algunos casos, resulta muy complicado conocer las consecuencias directas que puede suponer, sobre todo por la dificultad de seguimiento de los asistentes.

Una de las maldiciones que ha dejado esta pandemia es la limitación para aquellos que tienen que despedirse de los más queridos, es un motivo que ha afectado esta nueva realidad. Lo único que se espera es que los casos como los de Chávez sirvan para concienciar a una población de que, a pesar de querer velar a sus muertos es un sentimiento muy fuerte, se debe llegar a entender lo que es mejor para la salud, y sobre todo porque los momentos ya se han vivido.