Dinero en un cajero automático.

El Banco de España lanza un severo aviso a los trabajadores: 'No se podrá mantener'

Advertencia alarmante del gobernador del Banco de España a los trabajadores

La inflación no para de aumentar en nuestro país después de que estallase el conflicto bélico en el este de Europa con la invasión rusa en Ucrania.

Un problema que preocupa a todos los españoles y en el que ha puesto el foco hace unas horas el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. Este ha hecho unas declaraciones contundentes en un desayuno empresarial organizado por Hill & Knowlton.

De Cos considera “particularmente importante” evitar igualar las subidas salariales a incrementos del IPC. A su vez, el gobernador del Banco de España cree que esta desindexación debe ser parte del pacto de rentas.

El gobernador del Banco de España lanza un aviso severo a los trabajadores

Para De Cos, los empresarios deben rechazar una deriva inflacionaria. Y es que esta “exige acordar un pacto de rentas entre trabajadores y empresarios en el que todos acabarán ganando en el medio plazo. Pero todos han de asumir una pérdida en el corto plazo”, ha afirmado.

“Ni los trabajadores podrán mantener su poder adquisitivo en el corto plazo, ni las empresas serán capaces de mantener sus márgenes”, ha señalado De Cos.

Mano metiendo cien euros en el bolsillo
Aviso a navegantes del gobernador del Banco de España | La Noticia Digital

Las informaciones que posee el Banco de España reflejan que el reparto de costes ya se está dando. “Los trabajadores están perdiendo poder adquisitivo y las empresas están reduciendo sus márgenes”. 

Sobre ello, solicitó “compromisos explícitos” de moderación de los márgenes empresariales y en las subidas de sueldos. Quiere que las empresas y los trabajadores compartan las pérdidas. “Ni las empresas ni los trabajadores podrán mantener sus rentas”, ha dicho.

Dicho acuerdo debería recoger “compromisos plurianuales tanto en incrementos salariales como en protección del empleo”. Así, habría “certidumbre” para los hogares y empresas en el momento de “afrontar decisiones de gasto e inversión”. 

Foto de un trabajador en una obra
"Los trabajadores no podrán mantener sus rentas", según Pablo Hernández de Cos | GTRES

Además, este ve vital crear un plan de medidas, ya que “el impacto no se producirá igual en todos sectores”, por lo que pide “cierto grado de flexibilidad”. Pero es necesario rechazar cláusulas de revisión salarial de acuerdo con el IPC general.

A su vez, De Cos desea que se eliminen de la negociación salarial lo relacionado con productos energéticos, fijados por una gran volatilidad de precios, aunque considera que este fenómeno no será “duradero”.

▶️ Españoles huyen al extranjero para repostar en gasolineras más baratas

"Todos han de asumir una pérdida en el corto plazo"

En cuanto a la patronal, De Cos desea que estas medidas sobre los sueldos deben ir al compás de “compromisos explícitos de moderación de los márgenes empresariales”. Solo así “se puede asegurar que la moderación salarial se traslada de forma efectiva a la competitividad empresarial”, ha indicado.

Pablo Hernández de Cos hablando en una ponencia
Pablo Hernández de Cos ha hablado muy claro sobre las rentas de trabajadores y empresarios | Europa Press

Y es que esto provocaría más presión inflacionista a corto plazo que se alargaría también al medio plazo. “Evitar esta espiral no es en absoluto fácil ni gratificante y exige acordar un pacto entre trabajadores y empresarios en el que todos acabarán ganando en el medio plazo. Pero todos han de asumir una pérdida en el corto plazo”, ha expuesto este miércoles.

Ayudar a los hogares de rentas más bajas

Para Hernández de Cos, la política fiscal debe actuar “de forma muy granular y focalizada”, y centra sus objetivos en apoyar a los hogares, empresas y sectores más afectados. 

Sobre todo, ve importante ayudar a los hogares de rentas más bajas. “Estos son los que más sufren el impacto de la inflación. Y también hay que ayudar a las empresas más intensivas en energía”.

Por último, espera que estas medidas “sean temporales” para no elevar aún más el déficit estructural y “selectivas” para evitar un impulso fiscal generalizado. Y es que no sería aconsejable que estas aumenten los “cuellos de botella ya existentes en los sectores más tensionados” con las consecuencias que provocaría en los precios.