Montaje de fotos de una cesta de supermercado y una ciudad devastada

España tendrá problemas de suministro y los precios subirán más por la guerra

La guerra de Ucrania dispara el precio de la cesta de la compra

La guerra en Ucrania también le pasará factura al bolsillo de los españoles. Desde que diera comienzo la invasión de Rusia hace un par de semanas la subida de los precios ya se ha dejado notar. Y no solo en el gas y la electricidad, sino que también en la cesta de la compra.

Hay una serie de alimentos, como son los cereales y los aceites, que se importan de los territorios en conflicto. En concreto representan el 37% y el 63%, respectivamente.

De momento, en España, en apenas una semana los cereales han aumentado su precio un 30% frente al 13% de los aceites. Todo esto acaba salpicando de manera indirecta a otros alimentos del supermercado, como puede ser la carne de cerdo.

Ticket de compra
El conflicto de Ucrania ha encarecido muchos productos básicos de nuestro carrito de la compra. | Pixabay

El sector porcino alimenta a sus animales con pienso, lo que ha provocado una subida en este producto del 6,4%. Rusia y Ucrania son dos grandes exportadores de paladio, aluminio o neón, materiales con gran importancia en el mundo del automóvil. A ello se le une el papel que desempeña Ucrania en el sector cerámico.

La mayor parte de la arcilla que se venía utilizando en España procedía de este país, que disponen del 30% de las reservas mundiales. Pero quizás donde más vayan a notar los españoles el conflicto entre Ucrania y Rusia sea en el precio de algunos suministros. Desde el inicio del conflicto el gas se ha disparado un 60%, mientras que el petróleo ha hecho lo propio un 20%.

De hecho, hace unas horas el representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, pedía un esfuerzo a los ciudadanos. Reclamaban que pusieran de su parte para hacer frente a la grave situación energética que afecta a la Unión Europea.

Una mujer calienta sus manos sobre un radiadior
Piden bajar la calefacción para "ahogar" a Rusia. | iStockPhoto (Zvonko1959)

Instó a "bajar la calefacción" para contribuir a "cortar el cordón umbilical" con Rusia. "Corten el gas en sus casas, disminuyan la dependencia de quien ataca a Ucrania", señaló en una comparecencia. No hay que olvidar que la UE importa el 90% del gas que consume y más del 40% de esa cantidad procede de Rusia.

Además, el 46% de las importaciones de carbón y el 27% del petróleo se realiza desde el país de Putin. La intención comunitaria es rebajar el consumo de combustible un 30%.

En lo que se refiere a los carburantes, en trece provincias de España ya han rebasado los 2 euros el litro. En una sola jornada subió 5 céntimos el litro en Madrid. Llenar el depósito en un vehículo normal ya implica desembolsar unos 70 euros.

▶️ Problemas en España por la guerra en Ucrania: Los supermercados se quedan sin algunos productos básicos

Las exportaciones a Rusia y Ucrania también dañan a la economía

El conflicto entre Rusia y Ucrania también le provoca un serio daño a la economía de España debido a sus problemas para exportar. Principalmente se trata de vino. El año pasado se vendieron 29 millones de litros a los primeros, mientras que a Ucrania fueron 14.

Todo esto supone una facturación de 40 millones de euros para las bodegas nacionales. Pero por suerte, el sector ha tratado siempre de diversificar al máximo sus ventas, como demuestra que comercialicen sus productos a 190 países. Eso permite, en cierta medida, rebajar los efectos del conflicto.

Imagen de archivo de dos copas de vino encima de un tonel
España exporta 43 millones de litros a Ucrania y Rusia. | Istock

Hay que decir que Rusia es el octavo país del mundo que más vino de La Rioja consume. Son casi cuatro millones de litros que implican unos ingresos de 12 millones.

Distintos sectores económicos han mostrado ya su preocupación por el rumbo que puede adquirir la guerra de Ucrania. Se espera que haya bastantes inconvenientes a la hora de realizar intercambios comerciales entre países. La devaluación del rublo también se presenta como un contratiempo.