Rocío Carrasco en una imagen de su documental En el nombre de Rocío

Rocío Carrasco ve como los peores presagios se confirman en su familia

Rocío está comprobando que la historia se repite

Rocío Carrasco ha pasado dos décadas soportando en silencio todas las mentiras y acusaciones que su exmarido y su familia mediática han pronunciado públicamente. Numerosos medios y periodistas los creyeron sin reparo y sin que aquellos mostraran ninguna prueba. Esta historia de sufrimiento ha vuelto a repetirse.

Ahora, hay otra persona de su entorno que está en el punto de mira por declaraciones de otra, dejándola en evidencia y sin demostrar nada. Nos estamos refiriendo a que Gloria Camila está en entredicho por las palabras de Ana María Aldón, la mujer de su padre.

Rocío Carrasco ve que todo vuelve a suceder

La cónyuge de Fidel Albiac tuvo que esperar a la emisión de su docuserie para dar su testimonio. También para demostrar con datos y pruebas que se había mentido mucho sobre ella. De ahí que quedaron en evidencia los profesionales de los medios que la habían atacado con dureza porque sí.

Esto sucedió porque creyeron a su ex y a su familia sin que les enseñaran nada que dejara de manifiesto que decían la verdad.

Rocío Carrasco sufrió muchísimo por esta situación, ya que llegó a ser dramática para ella. Y ahora está viendo que Gloria parece estar en la misma posición que ella sufrió. Todo por la 'guerra' que mantiene con la esposa de su padre.

Montaje con las caras de Gloria Camila y Rocío Carrasco
Rocío Carrasco está viendo a Gloria Camila recibir numerosos ataques | La Noticia Digital

La joven y Ana María Aldón llevan meses intercambiándose reproches de forma pública, lo que ha traído consigo un verdadero 'cisma' en el clan. La cónyuge del torero ha hablado de que se siente ninguneada y no tiene su sitio. Y de forma directa e indirecta señala a la hija de su marido.

Es más, algunas fuentes dicen que la chica es manipuladora y que nunca ha querido a la gaditana. Entre dichas fuentes, se encuentra su exnovio, Kiko Jiménez, que ha relatado episodios sobre los supuestos feos que aquella ha realizado a Aldón.

Vamos, que Rocío Carrasco está viendo que Gloria Camila está ahora en jaque. Está siendo muy criticada por todo lo que se está contando.

Rocío Carrasco ve a alguien sacar la cara por Gloria

La exmujer de Antonio David está sufriendo por la hija de Ortega Cano, porque sabe a lo que se está enfrentando. Sin embargo, ha visto que hay alguien que está en los medios y está dispuesta a no 'acribillar', públicamente, a aquella. Se trata de Isabel Rábago.

La colaboradora de Viva la vida, en un artículo en Esdiario, ha afirmado: “Lo que estoy viendo en los últimos tiempos me recuerda a lo que ya hicimos con Carrasco. Sí, cargar las tintas y señalar constantemente a una culpable, sin que, de momento, exista prueba alguna en su contra, Gloria Camila”.

“Y yo esa lección ya la aprendí tras conocer a Rocío Carrasco. Fue en casa de Terelu y fue generosa conmigo, ya que sabía que yo llevaba muchos años trabajando con Antonio David, que lo defendía en platós y que creía su versión. Me permitió preguntar todo lo que quise”.

Isabel Rábago con cara seria en un plató de televisión
Rocío Carrasco ha sabido que Isabel Rábago está dispuesta a no atacar a Gloria | Mediaset

Tras este encuentro y ver la docuserie, la periodista ha reconocido que “me di cuenta de que él nos había mentido a todos. Y, a partir de ese instante, cuestioné todo lo que contaba. Principalmente, porque nunca aportó una prueba”.

Precisamente por dicha experiencia, Rábago ha dejado claro que no está dispuesta a equivocarse otra vez. Por esto, ha manifestado: “No pienso cometer el mismo error con Gloria, no la pienso llevar al paredón, sobre todo, porque yo defiendo lo que se demuestra. No soy vocera de nadie ni voy en contra de otros para ganar puntos o demostrar que soy más amiga que otros”.

▶️ José Fernando sufre la traición de su hermana Rocío Carrasco en un día lleno de emociones

Incluso, ha dejado claro que cuestiona a Aldón: “El hecho de que haya decidido esbozar, que no demostrar nada de momento, no es óbice para que te pongas porque sí a su lado. Me pondré a su lado si lleva razón, pero si no lo veo claro, no lo haré. Y, en esta historia, ni los tiempos ni determinadas actitudes me terminan de cuadrar”.