Irene Rosales vestida de luto con gafas de sol

Irene Rosales recibe una carta en su casa hablando de sus padres fallecidos

La colaboradora de 'Viva la vida' denuncia que ha recibido ataques que «rozan el acoso»

Irene Rosales se ha convertido en el foco de los ataques de muchos usuarios anónimos que la acusan de ser la causante del distanciamiento entre su marido, Kiko Rivera, e Isabel Pantoja.

La colaboradora de Telecinco no ha dudado en alzar la voz a través de sus redes sociales y en el propio plató de 'Viva la vida' para denunciar una serie de cartas que le llegan a su domicilio y «rozan el acoso», según ella misma ha explicado en un 'stories' de Instagram. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Irene Rosales denuncia en redes las cartas que recibe hablando de sus padres

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La mujer de Kiko Rivera ya ha denunciado en anteriores ocasiones la enorme cantidad de comentarios despectivos e insultos que recibe a diario a través de las redes sociales.

Sin embargo, en este caso, la sevillana ha querido dejar constancia de que los ataques han ido a más, pasando del mundo digital a la realidad de su propio domicilio familiar.

A través de varias cartas anónimas, Irene Rosales ha sido atacada sin piedad por sus detractores, que no han dudado en darle a la colaboradora donde más le duele: el fallecimiento de sus padres.

«Lo que nunca os he contado es que recibo 3 o 4 cartas anónimas a la semana donde lo más bonito que nos dicen es que somos malas personas. Esto no es normal y roza el acoso. Recibo insultos, me nombran a mis padres y ahí no puedo más», ha denunciado la colaboradora a través de su cuenta de Instagram.

Las cartas que recibe Irene Rosales: «Te mereces la muerte de tus padres»

La tertuliana sevillana ha quedado completamente hundida tras perder a sus dos progenitores en tan solo nueve meses. Un duro golpe que la ha superado por completo y por el que todavía no ha podido levantar cabeza.

«No me ha dado tiempo a pensar en mí y a cuidarme. Estoy agotada. Estoy mal psicológicamente y no tengo la fuerza para animar a Kiko. Aparentemente estoy fuerte peor no lo estoy, no me veo fuerte. Estoy destrozada y no hay nadie que me pueda consolar, porque necesito mucho mi tiempo de asimilar muchas cosas que me han ido pasando y no me he dado cuenta», reconocía hace unas semanas Irene Rosales en el plató de 'Viva la vida' tras cumplirse un año del fallecimiento de su madre.

Aprovechando la vulnerabilidad de la colaboradora en este año tan difícil, algunos detractores sin escrúpulos han arremetido contra ella utilizando, precisamente, la muerte de sus padres para hacerle daño.

Hace solo unas semanas, Irene Rosales rompía a llorar en el plató de 'Viva la vida' al describir el contenido de las cartas anónimas que intentan hundirla, aunque también dejó muy claro que no iba a tolerar este tipo de comentarios y seguiría denunciando públicamente todos los ataques.

«Que me digan HDP, que la muerte de mis padres me la merecía... No lo voy a tolerar. Me han tocado bastante las narices. Acepto que cada uno opine lo que quiera pero no que vengan a hundirme», aseguraba la sevillana a Emma García.

Sin embargo, tal y como ella misma ha explicado a sus seguidores en redes sociales, se tendrá que limitar a denunciarlo públicamente, ya que la vía judicial se antoja imposible por el anonimato.

«No puedo denunciarlo porque vienen sin nombre. Ponen mi nombre o el nombre de mi marido y nuestra dirección», señalaba la colaboradora después de que muchos seguidores le mostrasen su apoyo e instigasen a la andaluza a denunciar los hechos ante la policía.

Desde que estalló la guerra entre el dj y la tonadillera hay quien quiere responsabilizar a la sevillana de la mala relación entre madre e hijo, una polémica en la que ella nunca ha querido entrar.

«Yo no tengo nada que ver. Son ellos los que se tienen que entender y ver lo que han hecho mal», decía hace tan solo una semana en 'Viva la vida'.