Primer plano de Eugenia Osborne

Estafan 2.000 euros a la hija de Bertín Osborne: a ti también te puede pasar

Eugenia Osborne denuncia cómo le han robado a través de su teléfono móvil

Eugenia Osborne ha vivido un momento muy angustioso al percatarse de que le habían robado 2.000 euros de su cuenta. La hija de Bertín Osborne ha sido víctima de una estafa a través de un mensaje de texto de la que puede ser víctima cualquier persona.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

La psicóloga ha compartido lo ocurrido en sus redes sociales para denunciarlo públicamente y alertar sobre el peligro que corremos. Un inofensivo SMS se puede convertir en nuestra mayor desgracia.

Eugenia Osborne y la estafa que le ha costado casi 2.000 euros

Todo comenzó el pasado lunes 14 de marzo cuando la hija del presentador de Mi casa es la tuya recibió un SMS. En la pantalla de su teléfono móvil venía reflejado como destinatario su banco y no se lo pensó dos veces. Lo abrió.

Foto de Bertín Osborne junto a su hija Eugenia
Eugenia Osborne, hija de Bertín, víctima de una estafa | Instagram (@eugenia_osborne)

El mensaje era sencillo y venía a advertir a Eugenia de que su cuenta bancaria había sido bloqueada. Para solucionar el problema, debía hacer clic en un enlace que venía adjuntado al texto. Confiando en su remitente, hizo caso sin pensar en ningún momento de que estaba siendo víctima de una estafa.

Segundos después de pinchar en el enlace, un mensaje de su banco le hizo darse cuenta de que le habían robado. Nada más y nada menos que 1.000 euros volaron con rapidez de su cuenta.

"Acaban de robarme 1.000 euros de mi cuenta después de un mensaje supuestamente del Banco Santander", explicaba. "No pinchéis en ningún link que os diga que os han bloqueado la cuenta", aconsejaba a sus seguidores de Instagram.

Montaje de fotos de una storie de Eugenia Osborne donde demuestra que le han robado y un teléfono móvil
La hija de Bertín Osborne avisa del peligro a sus seguidores | La Noticia Digital

Pero si Eugenia se pensaba que esto terminaba ahí, estaba muy equivocada. Minutos después otro mensaje le advertía de que le habían vuelto a robar. "Otros 750 euros y no consigo contactar con vosotros para parar esto", denunciaba reclamando a su entidad bancaria una solución.

Pese al disgusto que Eugenia Osborne se llevó tras ser estafada a través de un Bizum, la hija de Bertín tuvo ganas de divertirse. Esa misma noche acudió a la fiesta de la firma de moda Redondo Brand donde coincidió con varias influencers.

▶️ Bertín Osborne abre su corazón para hablar de su ex mujer fallecida, Sandra Domecq

Los bancos advierten del peligro

Lo que le pasó a la psicóloga no es una estafa ajena a los bancos. Desde hace meses, las entidades bancarias están alertando de este tipo de mensajes calificados como 'smishings'. Los ladrones se hacen pasar por los bancos para ganarse la confianza de los usuarios.

El mensaje puede hacer referencia tanto a un bloqueo de la cuenta como a una actualización de los datos bancarios. Todos ellos advierten de que, para subsanar errores, es necesario acceder al enlace que adjuntan.

Una vez se clica, se ejecuta un programa que logra acceder a la cuenta bancaria de la víctima pudiendo vaciarla. Los bancos recomiendan estar muy atentos a este tipo de mensajes y advierten de que jamás se debe acceder a ningún enlace.

Por norma, las entidades bancarias nunca piden datos personales a través de mensajes de texto ni formularios por internet. Por mucho que la página a la que nos lleve el enlace tenga las mismas características que nuestro banco.

Se recomienda borrar el mensaje recibido y, de existir alguna duda, ponerse en contacto directo con el teléfono de nuestra oficina. Existe un gran número de estafas a través de mensajes de texto o correos electrónicos con los que hay que tener extremadamente cuidado.

Desde los bancos afirman que les resulta muy complicado poder denunciar directamente a los ciberdelincuentes dada la complejidad que representa dar con ellos. Normalmente usan servidores de difícil rastreo bajo direcciones que desaparecen inmediatamente tras el robo.