La reina Letizia vivió de cerca el divorcio de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar

La infanta Elena y Marichalar, el otro divorcio que trajo de cabeza a Letizia

La infanta Elena también sacudió la familia real con su 'cese de convivencia'

Después de que la semana pasada se conociera el estrecho vínculo entre  Urdangarin y una compañera de trabajo, Ainhoa Armentia, el exduque de Palma y la infanta Cristina han decidido anunciar el fin de su matrimonio.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Ha sido a través de un comunicado emitido a los medios y en el que subrayan que el compromiso con sus cuatro hijos "permanece intacto".

"De común acuerdo, hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial. El compromiso con nuestros hijos permanece intacto. Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean. Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin".

 
Iñaki Urdangarín
Iñaki Urdangarín y Cristina llevan tiempo distanciados | GTRES

Algo que parecía ser un secreto a voces, menos para su entorno más cercano. "Su relación era totalmente normal. Nada hacía sospechar que pudiese haber alguien".

"Estamos tranquilos y nos vamos a querer igual. Son cosas que pasan y lo hablaremos entre nosotros", aseguraba uno de los hijos de la pareja, Pablo Urdangarin.

"Iñaki lo afronta con mucha tranquilidad, Pablo Urdangarin es muy natural y correcto, también con mucha normalidad, diciendo 'nos vamos a seguir queriendo'", comentaban al respecto.

Sin embargo, eso no quita que esta situación haya desatado una nueva crisis dentro de la familia real. Sobre todo en las 24 horas anteriores a que saliera la noticia, que fueron de gran tensión.

Montaje de fotos de los Reyes, Felipe y Letizia, y la portada de Lecturas donde aparece Urdangarin con otra mujer
Los reyes tratan de desmarcarse de Urdangarin | La Noticia Digital

Así, Paloma García Pelayo explicaba que "el martes, en Zarzuela ya conocían y sabían de estas fotografías, las habían visto tanto en papel como en revista".

"En ese momento se desata una crisis en la familia, Cristina está en Ginebra, la llaman y se producen un 'shock' general, que efectivamente no conocen a esa persona".

Y a pesar de que la noticia ha impactado a su círculo más cercano, las fotos publicadas "pueden no agradar pero no asombran". Y es que la infanta Cristina ya lo sabía. Ahora mismo, a ella solo "le preocupan sus hijos".

La infanta Elena y Jaime de Marichalar ya revolucionaron Zarzuela

Aunque este no es el primer escándalo de este tipo que asola a la familia real. Recordemos que era en noviembre de 2007 y tras varios meses de rumores, cuando la infantaElena y Marichalar anunciaban de común acuerdo "un cese temporal de convivencia". 

Eso también provocaba un drástico cambio en la dinámica familiar y las relaciones entre cuñados. Y es que la reina Letizia se posicionaba del lado de Jaime de Marichalar durante la separación, lo que provocaba que su relación con la  infanta Elena  se rompiese para siempre.

Jaime de Marichalar y la infanta Elena en un acto público
Jaime de Marichalar y la infanta Elena en un acto público | GTRES

La separación de los duques de Lugo se producía dos años después, en 2009, y al igual que acaban de hacer Cristina e Urdangarin, lo anunciaban mediante un comunicado conjunto.

Según su escrito, ambos habían dado su visto bueno "de común y mutuo acuerdo, al correspondiente convenio regulador y mantenían una fluida interlocución en todo lo referente al interés común de sus hijos".

Además, en esa ocasión se remarcaba que la Familia Real seguía sintiendo 'afecto y consideración' por Jaime de Marichalar, mientras que en el de los exduques de Palma no hacen ninguna referencia a sus familias más allá de sus cuatro hijos en común. 

Las infantas Elena y Cristina en un entierro
Las infantas Cristina y Elena siempre han estado muy unidas | GTRES

La diferencia reside quizás en que Marichalar pudo seguir utilizando su título de duque de Lugo, mientras que tanto Urdangarin como Cristina de Borbón perdieron el de Palma en 2015, a raíz del caso Nóos.

En el caso de la infanta Elena, cuando la casa real comunicaba la separación, ellos ya habían abandonado el domicilio conyugal con sus dos hijos, FelipeFroilán y Victoria Federica de Marichalar.

Sin embargo, la situación entre Urdangarin y Cristina es diferente, ya que ambos llevarían años viviendo separados. Primero por el encarcelamiento del exjugador de balonmano, y después por el régimen de libertad que le impide salir del país.

"Los duques de Palma llevaban vidas separadas desde hace dos años. No había necesidad de que ella viviera en Ginebra y él en Vitoria, eso ya era una señal", explicaba Pilar Eyre.