Primer plano de Dani Martín en un photocall

Dani Martín enseña los efectos de la enfermedad que padece

El cantante intenta concienciar a la población sobre este problema

Hace ya varios años, Dani Martín tomó la determinación de revelar al mundo la enfermedad que padece en la piel. Su objetivo no era otro que concienciar a la población sobre un problema que está muy estigmatizado en la sociedad, ya que ataca directamente a la autoestima.

Se trata de la rosácea, una afección crónica en la piel que provoca rojeces y puede llegar a producir pequeñas protuberancias en el rostro, principalmente en el mentón, los pómulos, la nariz o la frente.

Este tipo de reacciones cutáneas se producen debido a la dilatación de los vasos sanguíneos, pero muchas veces, entre la población que desconoce la enfermedad, se asocia a otro tipo de problemas, como el consumo excesivo de alcohol, las alergias o incluso alguna patología contagiosa.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Con el objetivo de quitar los prejuicios sobre una enfermedad que se aprecia a simple vista, Dani Martín ha decidido informar sobre la rosácea y reivindicar el amor propio pese a sufrir este tipo de reacciones cutáneas.

Recientemente, el cantante ha vuelto a utilizar sus redes sociales para mostrar los efectos de su enfermedad en un día especialmente ajetreado para el artista, que está en plena promoción de su nuevo tema: 'Cómo me gustaría contarte', una canción que ha escrito en homenaje a su hermana fallecida hace 12 años. 

Dani Martín muestra los efectos de la rosácea en su piel y la solución para paliar su visibilidad

A través de su cuenta de Instagram, Dani Martín ha compartido con sus seguidores un vídeo para mostrar en directo los efectos de su enfermedad, que quería jugarle una mala pasada justo un día que tenía repleto de actos de promoción de su nuevo disco: 'Lo que me dé la gana'.

La intensidad y visibilidad de la rosácea va variando en función de múltiples factores: alimenticios, infecciosos, psicológicos y/o ambientales, por lo que el cantante no esperaba hacer frente a un rostro tan afectado en un día tan importante para él.

«Buenos días, seres humanos, ¿cómo estáis? Hoy tengo un día repleto de promo y amanezco con el jeto así», decía el artista en un stories intentando tomarse el asunto con sentido del humor.

A estas alturas, Dani Martín ya ha conseguido aceptar su enfermedad y ha aprendido a convivir con ella, de tal forma que cada vez le afecta menos a nivel emocional. El cantante quiere impedir a toda costa que la rosácea le reste felicidad y lo aparte de sus compromisos profesionales.

«¿Sabéis una cosa? Me la suda, cada vez me la suda más y cada vez me la sudará más. Voy a seguir cuidando mi mierda de rosácea, pero me siento feliz. Luego voy a un programa, después a otro y nada, con maquillaje, que está para esto, para no salir por la tele así», aseguraba a sus más de 850.000 seguidores en Instagram.

El tratamiento de Dani Martín para paliar los efectos de su visible enfermedad crónica en la piel

El exmiembro del 'Canto del Loco' cada vez tiene menos complejos con su enfermedad y, por eso, no tiene ningún reparo en mostrar sus efectos en redes sociales, pero también es consciente de que requiere la ayuda del maquillaje para conseguir una imagen televisiva y artística.

Pero más allá de contar con la ayuda del sector cosmético para disimular los efectos de su enfermedad, Dani Martín se está sometiendo a un tratamiento intensivo y completo que le permite controlar su afección.

«A día de hoy, existen un montón de tratamientos que hacen mejorar a cada tipo de piel. Es un poco latoso, pero como veis mi rosácea ha disminuido debido a los tratamientos que no dejo de hacer. Más higiene facial, no exponerme al sol sin protección, reducir con tratamiento nuestra glándula sebácea...», explicaba el cantante hace menos de un mes en una publicación en Instagram que acompañaba con una fotografía suya donde se apreciaba cierta mejoría.