Rocío Jurado y Rocío Carrasco

Las 4 personas que no se separaron de Rocío Jurado en sus últimos días agónicos

Se trata de algunos de los seres queridos más especiales para la cantante

La gran Rocío Jurado, que falleció el 1 de junio de 2006 a los 61 años, ha vuelto a cobrar protagonismo. En este caso lo ha hecho a través de la serie documental que protagoniza su hija Rocío Carrasco. Nos estamos refiriendo a 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'.

Dos son solo lo primeros capítulos de esa producción que se han emitido y han causado un enorme impacto. Y es que aquella, de forma desgarradora, ha explicado su intento de suicidio o el porqué de la nula relación con sus hijos. Eso sin pasar por alto el 'calvario' que fue y es para ella su exmarido, Antonio David Flores.

Además, ha tenido palabras para sus padres, Pedro Carrasco y Rocío Jurado, de los que ha contado detalles desconocidos hasta ahora. Y especialmente de su madre, que en sus últimos momentos estuvo arropada por ella y tres personas más.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Rocío Carrasco y las confesiones sobre su madre

En este documental, la hija de 'La más grande' no ha podido evitar emocionarse al recordar a sus progenitores. Lo ha hecho, entre otras cosas, para dejar claro que le advirtieron de lo negativo que Antonio David iba a ser para ella. Lo hicieron especialmente cuando ella, con 18 años, se fue a vivir con él.

Así, ha expuesto que su padre le dijo: «No te vayas con él. Te va a arruinar la vida y vas a volver con una barriga, porque eso es lo que él quiere».

De la misma manera, sobre su madre ha manifestado: «Con 18 años cometo la torpeza de dejar el curso y cojo un avión para irme a Barcelona con él. Cometí la fatalidad de dejar a mi madre llorando en el suelo. Ella me pedía que no me fuese y me decía que me iba a arrepentir, que Antonio David iba a ser mi perdición (…) La dejé hincada en el suelo de rodillas llorando y me fui. Es una de las cosas de las que más me arrepiento en mi vida».

Rocío Carrasco, un pilar fundamental para Rocío Jurado

En ese documental, tal y como podremos volver a ver en próximas entregas, Rocío Carrasco y Rocío Jurado se profesaban un profundo amor. Tanto es así que, tal y como la primera ha dicho, estaba dispuesta a todo con tal de verla feliz. Por eso, no dudó en respaldarla en su boda con José Ortega Cano: «Todo lo que fuera para que ella estuviera bien y contenta».

Precisamente por esos estrechos lazos que tenían como madre e hija, Carrasco no se separó de su progenitora en sus últimos días de vida. Fue una de las cuatro personas que estuvieron al lado de la cantante en su recta final. Días que transcurrieron en Villa Jurado, la vivienda que la artista tenía en la urbanización madrileña de La Moraleja.

Tres personas más que no dejaron sola a La Jurado

No obstante, además de su hija mayor, 'La más grande' estuvo arropada, como era lógico, de su marido. José Ortega Cano estuvo en todo momento acompañándola en sus días de agonía.

Y precisamente de él también ha hablado Rocío Carrasco en su documental. Así, ha manifestado que «meses antes de la boda de mi madre, José había sufrido una cogida y estuvo a punto de morir. Yo a él siempre le tuve mucho cariño y el que ver que estaba bien y sano era emocionante».

No obstante, también ha dicho que ahora los sentimientos con respecto a aquel, con el que no tiene relación, son diferentes. Tanto es así que ha expuesto que dicho enlace «no creo que fuese una decisión acertada, desgraciadamente para ella. Pero ella lo decidió así, estaba enamorada».

José Ortega Cano sonriente saliendo de un Hospital
José Ortega Cano también estuvo acompañando a Rocío Jurado | GTRES

Sus hermanos, 'al pie del cañón'

De la misma manera, además de por su hija mayor y su esposo, Rocío Jurado contó en sus últimos días con la presencia constante de alguien más. Nos estamos refiriendo a dos de las personas más importantes de su vida: sus hermanos, Amador y Gloria.

Amador, era su 'ojito derecho', y su compañero profesional, pues fue su representante durante gran parte de su carrera. Gloria, por su parte, fue la más desconocida para el público, pero siempre estuvo respaldando a la artista en todo momento.

De esta manera, la cantante se marchó, como informó su hermano entonces, «tranquila, sin grandes angustias y como ella quería, rodeada de los suyos, de su familia».

Sin embargo, ni Amador ni Gloria están hoy al lado de su sobrina Rocío Carrasco. Es más, incluso el primero ha arremetido contra ella en distintas entrevistas desde hace años. Eso sí, parece que, tras ver el documental, ha reculado y parece estar dispuesto a apoyarla en lo que necesite.

No obstante, habrá que esperar para ver próximas entregas de la serie. Quizás en esas desvele la protagonista el porqué no tiene relación con esas tres personas que la acompañaron en la agonía de su madre.