Imagen de Andrea Janeiro junto a su madre

Los mensajes entre Andrea Janeiro y su hermana Julia Janeiro Campanario

Se acerca el dieciocho cumpleaños de Julia Janeiro y con ello podría darse un cambio de rumbo entre la relación de las hijas del torero

Julia Janeiro ya está a las puertas de la mayoría de edad. El próximo día 18 de abril de 2021 la hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario cumplirá 18 años. Los padres están temerosos de que ese día llegue porque la joven podría darle una lección de vida a sus progenitores. Los conflictos personales entre el torero y su mujer contra Belén Esteban han puesto tierra de por medio entre las hermanas. 

Andrea, hija de la colaboradora y el torero, y Julia, hija también del diestro y de la odontóloga, han tenido muy buena relación cuando la primogénita de Jesulín acudía a casa de su padre para compartir tiempo con él.

Sin embargo, a pesar de que entre las jóvenes sí guardan buena relación y entre ellas se cruzan mensajes, no se ven desde que Andreíta tomó la decisión de enfriar el vínculo con su padre y no acudir al hogar de la mujer que arremete contra su propia madre cuando tiene ocasión.

La mayoría de edad de Julia Janeiro y su futuro académico lejos del pueblo gaditano Arcos de la Frontera donde reside con su familia podrían suponer un cambio de rumbo entre las descendientes del torero.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La hija de María José Campanario continuará sus estudios en la capital española, Madrid, donde cursará Administración y Dirección de Empresas. Por su parte, Andrea Janeiro estudia en una Universidad de Birmingham, pero disfruta de su periodo vacacional en Madrid, junto a su madre. Ambas coincidirán por temporadas en la misma ciudad, por lo que los obstáculos para verse quedarían reducidos a un golpe de llamada.

Según informan, Julia tiene en mente ver a su hermana y compartir un rato con ella, cuando sea mayor de edad. A pesar de los enfrentamientos entre sus progenitoras, las jóvenes arden en deseo por tener una buena relación. 

En palabras de fuentes cercanas a las hijas de Jesulín de Ubrique, actualmente entre ellas impera una relación «cordial» que podría intensificarse con la llegada de Julia a la capital. Eso sí, también aseguran que es «totalmente falso» que haya una mano negra que separe a las hermanas. 

Según dichas fuentes, ni Belén Esteban ni María José Campanario, tan siquiera el torero, se inmiscuyen en la relación que las hermanas quieran tener la una con la otra. 

A pesar de todo, afirman que la cita entre Julia y Andrea aún está por verse y no será inminente porque «ambas tienen su vida por separado. Hasta donde sé, no han planeado una reunión para verse», informan. 

Esto no quita para que la hija de Belén Esteban sea una de las primeras personas en telefonear a su hermana para desearle un feliz y grato cumpleaños. No se cumplen 18 años todos los días.

Julia Janeiro se prepara para la fama, su hermana no quiere oír hablar de ello

Andrea Janeiro ha advertido en numerosas ocasiones a su madre de que ella no quiere formar parte del circo mediático. La hija mayor del torero prefiere pasar desapercibida y convertirse en una persona anónima, aunque sea imposible por ser la hija de Belén Esteban. Por el contrario, Julia Janeiro disfruta atrayendo miradas. La adolescente cuenta en sus redes sociales con más de 46 mil seguidores y no parece incomodarle.

Además, la primogénita de María José Campanario sabe cómo gestionar sus perfiles sociales y captar más seguidores. Tiene estilo y busca la fotografía perfecta para compartir con su público. Incluso, ya tiene una comunidad de fans que le apoyan. 

Andrea y Julia son como el agua y el aceite. Mientras la hija de la de Paracuellos del Jarama se esconde de los focos y riñe a su madre por contar públicamente que tiene pareja, Julia exhibe a su novio futbolista, Brayan Mejía, en sus redes sociales. Aunque las dos hijas del torero son completamente distintas y hayan sido separadas por los problemas de los adultos, nada les impedirá reencontrarse si lo desean.