Primer plano de Paz Padilla y Antonio Vidal sonriendo

Antonio, el otro amor de la vida de Paz Padilla al que tuvo que renunciar

Paz Padilla dejó al que fue su marido antes de fallecer

Paz Padilla vio como toda su vida daba un vuelco al poco de empezar el 2020. En pocos meses, perdió a su madre y a su marido, el que fue el gran amor de su vida. No le quedó más remedio que aceptar su desdicha e intentar salir adelante con entereza aferrándose al amor que se profesaban.

Para la gaditana, conocer la enfermedad de Antonio fue un durísimo golpe que soportó en secreto, hasta que el tumor cerebral que padecía acabó llevándoselo. Pero lo que parecía una historia de amor de película, escondía otra realidad. Paz renunció al abogado llegando a separarse y rehacer su vida con otro.

Paz Padilla abandonó a su marido antes de fallecer

Paz Padilla siempre ha recordado a su esposo con cariño y, sobre todo, con palabras cargadas de amor incondicional. "No se ha muerto mi marido, se ha muerto mi alma gemela, el amor de mi vida, es lo único que le he podido dar, amor del bueno", confesaba.

"Le decía te quiero y gracias, 24 horas al día", explicaba en una entrevista. Y es que para la humorista su marido fue el mejor regalo que la vida podía darle. Junto a él estuvo desde el inicio de la enfermedad y hasta sus últimos días.

Foto de Antonio Vidal y Paz Padilla sentados ante una mesa en una gala de premios en Marbella
Paz Padilla y su marido se conocieron cuando eran niños | Europa Press

Un regalo que pudo apreciar tras pasar muchos años separados. Aunque contrajeron matrimonio en 2016, lo cierto es que los dos se conocían desde hacía casi dos décadas. Cuando Paz contaba con 14 y él con 17, iniciaron una relación sentimental.

Una incipiente historia de amor donde hasta llegaron a casarse de forma simbólica. Sin embargo, las cosas no fueron bien entre ellos y terminaron rompiendo cuando ella se fue a vivir a Madrid.

Allí comenzó a ganar popularidad y se hizo una auténtica estrella de la televisión. Conoció a Albert Ferrer con el que se casaría y tendría a su única hija, Anna. Tiempo después, el matrimonio atravesaría una crisis que desembocó en una ruptura definitiva.

Paz pasaba largas temporadas en Zahara de los Atunes donde tan feliz había sido en su niñez y fue allí donde se reencontró con el abogado. Veinte años después ahí estaba el que fue su amor de juventud y parecía que el tiempo no había pasado en ellos. El amor estaba todavía vivo y resurgió con fuerza.

Paz Padilla llorando en el plató de Sálvame
Paz Padilla tuvo que renunciar a su pareja para ser artista | Mediaset

Paz Padilla prefirió la fama a Antonio

Viendo el amor que existía entre Paz Padilla y su marido, cuesta creer que algo fuera capaz de separarlos. Sin embargo, fue el estilo de vida de la andaluza lo que comenzó a desagradarle al que era su pareja por aquel entonces.

Antonio no estaba conforme con la nueva Paz y le dio un ultimátum para seguir juntos. "Me dijo que dejara de ser artista, ¡pero si yo era feliz! Saliendo por ahí, conociendo toreros", confesó en Mi casa es la tuya. "El poco tiempo que teníamos para vernos lo pasábamos discutiendo, así que dije: «se acabó»".

▶️ Destapan el motivo real del divorcio de David Bustamante con Paula Echevarría

Así fue como la presentadora de Sálvame persiguió su sueño dejando a un lado su relación con el abogado. Lo que desconocía era que, al cabo de dos décadas, el destino le tenía preparada una sorpresa.

Paz exprimió al máximo su vida como humorista y le dio tiempo hasta de convertirse en madre. Una vez separada de su primer marido, se volvió a reencontrar con Antonio quien le demostró que lo suyo era estar juntos hasta el final.

Foto de Paz Padilla muy cariñosa con Antonio Vidal mientras estaban de vacaciones en Cádiz (2019)
Paz Padilla y Antonio se reencontraron 20 años después | Europa Press

Un final que no imaginaban tan cercano, pero que no les impidió ser felices hasta el último momento. Ahora, ella ha vuelto a rehacer su vida y vuelve a sonreír, eso sí, sabiendo que nada ni nadie podrá hacerle sentir lo que su Antonio le hizo vivir.