Aula de instituto vacía

'La vacuna fue la causa del fallecimiento de Pilar, la profesora de Málaga'

Un nuevo informe de la autopsia del cuerpo de la maestra ha tumbado la primera hipótesis que se barajó sobre su defunción

Pilar González Bres, profesora en el IES Guadalpín, falleció el pasado 16 de marzo en Marbella por una hemorragia cerebral tan solo dos semanas después de que se le inoculara la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca.

Tras su defunción, se le realizó la autopsia a su cadáver y un informe preliminar determinó que no se había encontrado ninguna relación entre el suero desarrollado por la Universidad de Oxford y la muerte de la maestra.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Sin embargo, un nuevo informe de la necropsia ha tumbado el primer resultado y ha determinado que sí que hay vínculo entre el fallecimiento de Pilar y la vacuna de AstraZeneca.

La nueva hipótesis 

El primer informe se detalló que no se detectaron indicios de trombo en el cuerpo de la maestra, por lo que la principal hipótesis que barajaban era que la mujer hubiese sufrido un aneurisma y que esto habría desencadenado la hemorragia masiva que le provocó la muerte.

Pero todo ha dado un giro de 180 grados cuando el servicio de anatomía patológica ha recibido los resultados de todas las pruebas complementarias de la autopsia del cadáver de Pilar.

Tanto la historia clínica de la maestra, como el estudio de muestras al microscopio y los análisis que le han realizado a los restos mortales han descartado la presencia de enfermedades previas que la predispusieran a sufrir un trombo.

Por esta razón, los especialistas que se han encargado de practicarle la necropsia han sugerido que el cuadro que presentó Pilar sí que puede tener conexión con la vacuna de AstraZeneca y han vuelto a enviar un nuevo informe al juzgado. 

Según los expertos, el episodio que sufrió la maestra podría encajar con lo que se conoce como VIPIT, un término que han utilizado los alemanes recientemente para definir el síndrome de trombocitopenia protrombótica inmune inducida por la vacuna

Una reacción adversa que es muy poco habitual. Según los especialistas de la Universidad de Greifswald, esto se produce una extraña combinación de síntomas que es muy similar a un efecto secundario muy excepcional de la heparina. 

Los expertos publicaron varios artículos en distintas revistas científicas de prestigio después de anunciar los resultados de su estudio y Andrea Greinacher, el director de la investigación y especialista en coagulación, aseguró que habían encontrado tanto la causa como la forma de tratarlo. 

«Cuando se reconoce a tiempo, se puede tratar con inmunoglobulinas (anticuerpos inespecíficos de donantes de sangre) que ayudan a frenar la activación plaquetaria. Los anticoagulantes sin heparina pueden ayudar a disolver los coágulos, por lo tanto VIPIT debe tratarse de manera similar».

Pilar falleció dos semanas después de recibir la vacuna de AstraZeneca

Pilar González falleció tan solo tres días antes de que los científicos comunicaran por primera vez estos hallazgos en una conferencia el pasado 19 de marzo y su necropsia se practicó el 18. 

La maestra visitó el Hospital Quirón de Marbella hasta en tres ocasiones tras recibir la vacuna por malestar general, pero sin ningún éxito. 

La primera vez que acudió a urgencias fue el 4 de marzo y lo hizo por un fuerte dolor de cabeza, pero recibió el alta tan solo unas horas después porque el doctor que le atendió consideró que se podía tratar de una reacción al suero que le habían inoculado un día antes. 

A pesar de que seguía presentando cefaleas y fiebre, Pilar González se volvió a incorporar a su trabajo en el IES Guadalpín.

El 13 de marzo tuvo que volver a visitar el hospital porque seguía con malestar general. Allí le hicieron un TAC, pero no se apreció nada importante y volvieron a darle el alta médica. 

Pero Pilar seguía encontrándose mal y a penas unas horas después acudió por tercera vez al Hospital Quirón de Marbella.

Para aquel momento ya presentaba indicios de un problema neurológico, por lo que decidieron repetirle nuevamente el TAC y en esta ocasión sí que reveló que sufría una hemorragia cerebral. Pilar González finalmente falleció el 19 de marzo.