Montaje con foto de los bombardeos

Los servicios secretos avisan de los planes inmediatos de Putin y de Rusia

Rusia, con Putin a la cabeza, tiene previsto seguir causando el mayor daño posible a Ucrania

Rusia no tiene previsto detener sus ataques hasta que consiga su objetivo. Los planes de Putin le llevan a continuar bombardeando las ciudades de Ucrania de manera indiscriminada. Así lo recoge el informe de inteligencia del Ministerio de Defensa del Reino Unido.

"Las tropas rusas siguen rodeando varias ciudades en el este del país", señalan. En los últimos días se han encontrado con muchos obstáculos y eso posiblemente les haya llevado a cambiar de estrategia. Pensaban que la invasión duraría mucho menos tiempo y que los ucranianos no plantarían una defensa tan férrea en esta batalla.

En las últimas semanas, las fuerzas de Putin "han logrado mínimos avances en su intento de hacerse con todos los territorios". De ahí que Rusia haya apostado por aumentar los bombardeos indiscriminados en áreas urbanas. Lo que buscan con esto, según recoge el estudio, es provocar una "destrucción generalizada y un alto número de víctimas civiles".

Desde Reino Unido insisten en que lo peor está por llegar. "Es probable que continúe utilizando su fuerte potencia artillera para apoyar los asaltos a zonas urbanas. Así limitaría las ya considerables pérdidas" y a cambio se cobraría un mayor número de víctimas civiles.

Mientras tanto, en Ucrania tratan de defenderse de la invasión rusa. Este domingo denunciaban el envío forzoso de miles de vecinos de Mariúpol a territorio de Rusia. "Los invasores se llevan ilegalmente a la gente", señala en un comunicado el ayuntamiento de esta ciudad.

Putin bombardea edificios de civiles en Kiev. | España Diario

La mayoría de los vecinos eran mujeres y niños. Fueron obligados a salir del refugio en el que se escondían de las bombas.

Las autoridades de Mariúpol también mostraron su malestar por el bombardeo de una escuela de arte que servía de cobijo a 400 personas. No confirmaron el número de muertos y heridos, pero sí que desvelaron que había gente entre los escombros.

La estrategia de Putin ha ido cambiando a medida que evolucionaba el conflicto. Hace unas horas el Ministerio de Defensa de Rusia confirmaba el empleo de un misil hipersónico Kinzhal por primera vez. Lo utilizaron con el propósito de acabar con un arsenal subterráneo que tenía Ucrania en el suroeste del país.

▶️ Un Policía Nacional narra su huida de la guerra de Ucrania: Desgarrador

El portavoz de Defensa, Igor Konashenkov, señaló que había impactado en la población de Deliatin. Consiguieron destruir con él cajas de munición para aviones de combate. Este método resultó de lo más novedoso.

Hasta la fecha habían usado misiles de largo alcance para atacar objetivos en la frontera con Polonia. Pero este sistema de misiles aire-tierra forma parte de una serie de armas estratégicas presentadas por Putin en 2018.

Lanzamiento de un misil hipersónico por parte de Rusia. | Europa Press

El Gobierno ruso hace especial hincapié en el daño que provoca con sus bombardeos en las instalaciones militares. Pero pasa por alto los destrozos y víctimas que deja por el camino con sus ataques a civiles.

Rusia es consciente del daño que puede provocar con su misil

Rusia tenía reservado este misil para una ocasión especial. Es un arma que guardaban en secreto y que no dudaron en sacar este fin de semana. Tiene un radio de acción de unos 2000 kilómetros y una velocidad diez veces superior a la del sonido.

Puede lanzarse desde bombardeos Tu-22M3 o interceptores MiG-31K, con capacidad para hacer maniobras evasivas en cada fase del vuelo. Una de las principales características, además de la velocidad, es la maniobrabilidad. Lo que le convierte en un arma mucho más complicada de interceptar.

Los tiempos de reacción para la defensa antiaérea son mucho más reducidos. A ello se le suman los sensores con los que está equipado el dispositivo que le garantizan una mayor precisión.

A Rusia y a Putin no les tiembla el pulso. Harán todo lo que esté en su mano para arrasar con Ucrania. Al precio que sea.