Imagen de archivo de una ambulancia del Servicio de Urgencias Canario (SUC)

Se pone de parto, le niegan una ambulancia, viaja en moto y acaba perdiendo el bebé

Romina Ojeda y Silvio Paredes, su pareja, denuncian que ha habido una negligencia médica

Luctuoso suceso el que ha tenido lugar en Argentina hace unas horas. Romina, una mujer a punto de dar a luz, perdió a su bebé después de que el centro sanitario no le enviara una ambulancia, tuviera que ir en moto hasta el hospital y desde allí la trasladaran hasta en dos ocasiones a otros centros hospitalarios.

La historia desgraciada de esta mujer sucedió el pasado 15 de noviembre en Laguna Nanieck, dentro del departamento de Pilcomayo. Romina Ojeda empezó a sentirse mal y su pareja llamó a una ambulancia, pero desde el centro hospitalario le negaron el traslado, según confesó su pareja a algún medio local. 

«Llamé a la ambulancia de Laguna Naineck y me dijeron que no iban a venir»

Silvio Paredes habló para el medio 'El Comercial' contando lo sucedido: «Mi señora estaba embarazada, llamé a la ambulancia de Laguna Naineck y me dijeron que no iban a venir. Hice cinco intentos, no me hicieron caso. En una de las llamadas, un enfermero me dijo que la llevara 'como pudiera' hasta el hospital». 

Romina y su pareja tuvieron que desplazarse en motocicleta hasta el centro de salud. «No me quedó otra», apuntó Paredes. «No me preguntaron si el camino estaba feo, si tenía medios para llegar, me dijeron que la tienes que traer acá a tu señora y después la derivamos a Laguna Blanca», recalcó la pareja de Romina.

Ya dentro del hospital, a la mujer le aseguraron que «todo estaba bien» y le tomaron la presión. Después, les confirmaron que Romina debía ser ingresada en otro hospital, más concretamente en el de Laguna Blanca, ya que en ese centro tan solo había un enfermero. Pero, poco tiempo después, les comunicaron que tendrían que ir por su cuenta.

«Me hicieron una ecografía, pero no la hicieron bien», denuncia Romina Ojeda

Ya en el hospital de Laguna Blanca, un profesional del centro les dijo que el bebé «no presentaba signos vitales». Como respuesta, Romina señaló que «sentía a mi bebé moviéndose en la panza, pero me dijeron que supuestamente no escuchaban sus latidos. Me hicieron una ecografía, pero no la hicieron bien. Yo lo sentía, ahí nomás me tenían que operar de urgencia».

En Laguna Blanca apenas le inyectaron un suero y le comunicaron que había que volver a llevarla a otro centro para realizarle una cesárea. «En vez de hacerle la cesárea en Laguna Blanca, la enviaron al hospital de Formosa para zafarse de ella, por ello recurro a los medios para que escuchen esto. Estoy muy mal, perdí a mi bebé que iba a ser un varoncito», sentenció Paredes.

Barriga de embarazada
Piden justicia tras lo ocurrido | PIXABAY

La pareja de Romina pide «justicia hasta las últimas consecuencias»

Paredes denuncia que durante su embarazo solo le hicieron dos ecografías a Romina y nunca le dijeron en qué mes de gestación estaba su pareja. El padre del bebé fallecido aseguró que pedirá «justicia hasta las últimas consecuencias. Hay muchos embarazos acá en la región, no quiero que le pase nunca más a nadie», sentenció.

El director del hospital La Madre y El Niño de Formosa capital, Víctor Fernández, ofreció una rueda de prensa el miércoles 18 de noviembre, donde afirmó que el bebé de Romina Ojeda «llevaba más de 48 horas sin signos vitales. Entiendo lo que es su dolor de perder un hijo por nacer pero tenemos los resultados de la cesárea de este embarazo en donde se obtiene un producto masculino de tres kilos doscientos sesenta, pero es macerado. Hacía más de 48 horas que no tenía latidos».