Vicne Reffet, en el aire, en una imagen de archivo

Pierde la vida a los 36 y entrenando Vince Reffet, el 'hombre volador'

El piloto galo, famoso por sus vuelos extremos, entrenaba en la base de Jetman, su equipo, a las afueras de Dubái

El francés Vince Reffet, más conocido como el 'hombre volador', ha fallecido este martes en uno de los entrenamientos en las áridas afueras de la urbe emiratí. Siempre con su mochila propulsora y unas alas compuestas por fibra de carbono, Reffet se había convertido en un símbolo que se dejaba ver por las alturas de Dubái.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

«Con una tristeza inimaginable anunciamos el óbito del piloto de Jetman, Vincent (Vince) Reffet, fallecido esta mañana del 17 de noviembre durante un entrenamiento en Dubái», ha comunicado a través de su cuenta de Instagram la compañía Jetman, que desea «crear un futuro de individuos voladores que cambiará la forma en la que los humanos experimentamos el mundo».

Vince Reffet protagonizó una gran hazaña en febrero sobre la urbe de Dubái

«Vince era un atleta talentoso y un miembro muy querido y respetado de nuestro equipo. Nuestros pensamientos y plegarias están con su familia y con todos aquellos que le conocían y habían trabajado con él», rezaba el texto de la empresa, que ha confirmado que están ayudando a las autoridades locales para conocer las causas del luctuoso suceso, sucedido en su sede en pleno desierto.

La gran hazaña de Vince, de 36 años, sucedió el pasado 14 de febrero cuando, elevado por el equipo diseñado por Jetman, ascendió en al aire sobre la playa de Dubái y realizó un vuelo sobre la ciudad que domina el Burj Khalifa con 828 metros de altura. «Un hito mundial en la búsqueda de un vuelo humano cien por cien autónomo: un despegue desde tierra para alcanzar un vuelo a gran altitud», reseñó la firma.

El piloto francés, sin tener que lanzarse desde una plataforma, ascendió elevado por encima de la bahía y comenzó un vuelo hasta los 1.800 metros de altitud y a una velocidad media de 240 kilómetros por hora. Reffet se mantuvo en el aire, cambió de dirección e hizo varias acrobacias ayudado por su habilidad y las opciones de un equipo hecho con un ala de fibra de carbono impulsada por cuatro pequeños motores a reacción.

Tras su hazaña, si bien antes realizó hasta 50 vuelos previos y más de un centenar de despegues asistidos gracias a un cable y un sistema anticaídas, acabó volviendo al suelo en la pista de Skydive desde la que había salido. En los años anteriores se había elevado, junto a su compañero Fred Fugen, desde varios helicópteros en pleno vuelo; cruzado la Cueva Tianmen, la llamada Puerta del cielo, en China; o volado en junto a un Airbus A380 de la aerolínea Emirates, el avión comercial más grande del mundo.

«Tienes tantos sueños y la vida es tan corta», confesaba el 'hombre volador'

«Estamos muy contentos de haber logrado este increíble vuelo», confesó Vince en febrero, poco después de aterrizar. «Todo estaba planeado en una fracción de segundo, y me alegré mucho por el progreso que se logró. Es un paso más en un proyecto a largo plazo. Uno de los próximos objetivos es volver a aterrizar en tierra después de un vuelo en altura, sin necesidad de abrir un paracaídas», afirmó en su día.

Vince hacía repaso de una de las acrobacias más complicadas que ha llevado a cabo, aproximarse a un avión en pleno vuelo. «Es una batalla mental. Y luego te subes al avión, el proyecto ha terminado y ya estás pensando en el próximo. Buscas ese momento», aseguró hace unas semanas en una entrevista con 'Afp'. «Tienes tantos sueños y la vida es tan corta», dijo el hombre que pudo volar con unas alas.