Dos trabajadores en una oficina delante de sus portátiles

Se conocen más detalles de las cuotas que tendrán que pagar los autónomos antes de 2022

El Gobierno ha avanzado a los agentes sociales y las asociaciones de autónomos su intención de establecer 13 bases de cotización

El Gobierno ha mostrado su intención de reformar el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA), y el punto principal tiene que ver con la cuota mensual. Los trabajadores por cuenta propia pasarán a cotizar en función de lo que ingresen, una medida polémica de la que ahora se conocen más detalles. 

Según las nuevas informaciones que están apareciendo, los trabajadores autónomos podrán elegir entre 13 bases de cotización, en función de su rendimiento neto. El Gobierno trabaja en esta medida junto con los agentes sociales.

De hecho, este es uno de los principales escollos con los que se encontrará el ministerio de Seguridad Social para aprobar la reforma. Y es que las organizaciones de trabajadores por cuenta propia se oponen a una medida que, según dicen, será la estocada final para un sector que se encuentra tocado de muerte.

Pero de momento, el ministerio que dirige José Luis Escrivá ya ha enseñado sus cartas, y la intención es clara. En el Gobierno piensan que es una anomalía que los trabajadores por cuenta propia paguen por base mínima o máxima cuando los trabajadores del régimen general o asalariados pagan en función de lo que ganan. 

Si la medida sale adelante, la mayoría de los autónomos de este país podrían pasar a pagar 433 euros de cuota mensual, en vez de los 286 actuales. Esto supondrá un incremento muy importante de la recaudación del Estado, que pasará a ganar más de 5.000 millones de euros anuales más, un 1,28% del PIB.

Según los datos, en 2019 el 46% de los autónomos tuvieron unos rendimientos netos por debajo del SMI, mientras que el 54% estuvieron por encima de los 12.600 euros anuales. En la reforma que plantea el Gobierno se incluyen los autónomos societarios, los que tributan por estimación directa, objetiva y atribución de rentas. Falta por determinar si también se verán afectados los familiares colaboradores y los religiosos. 

Envío anual de los rendimientos netos

Con el nuevo sistema, los autónomos enviarán a la Seguridad Social, cada año en el mes de noviembre, sus rendimientos reconocidos de las declaraciones tributarias. La Tesorería General de la Seguridad Social comparará las bases de cotización con los rendimientos netos y pasará a su regulación mediante la devolución de cuotas o ingreso de las diferencias. 

El secretario de Estado de la Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo, y el director general de la Tesorería, Andrés Harto, se han reunido con los agentes sociales para avanzar en las negociaciones. La medida se enmarca en el plan de reforma de las pensiones del Gobierno, que tiene como objetivo un sistema de recaudación más eficiente para garantizar el sistema público de seguridad social.

En las negociaciones participan la patronal y los sindicatos, además de las asociaciones de autónomos ATA, UPTA y Uatae. El presidente de la Federación Nacional e Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, reconoce que es un proceso largo y que las negociaciones se pueden alargar durante meses.

Antes de 2022

Según ha avanzado, no hay nada cerrado y el nuevo sistema de cotización por ingresos reales tendrá que superar varias fases de negociación en el marco del diálogo social. Eduardo Abad, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha pedido que en el nuevo sistema los autónomos con rendimiento entre el salario mínimo (950 euros) y los 25.000 euros puedan seguir eligiendo entre la base mínima y la máxima.

Según la propuesta de los autónomos se deberán establecer tramos distintos y diferenciados, de modo que en cada tramo se aumente un 25% la base del tramo anterior. Además, de las negociaciones entre Gobierno, patronal, sindicatos y asociaciones de autónomos ha salido el compromiso de cerrar un acuerdo pronto para que el nuevo sistema se ponga en marcha antes del 2022. Así, los autónomos podrían ver cambios en las cuotas muy pronto, antes de que acabe el año, mientras siguen pidiendo ayudas y luchan por no cerrar.