Un policía local en un control nocturno

Madrid se plantea levantar el toque de queda en pocos días

El vicepresidente y portavoz del Gobierno madrileño, Ignacio Aguado, cree ha asegurado que será el siguiente paso

Mientras Sanidad y las comunidades autónomas siguen avanzando en su plan de restricciones para la Semana Santa, la Comunidad de Madrid sigue en su idea de ir levantando las medidas progresivamente. En esta línea, el vicepresidente de la región y portavoz del Gobierno madrileño, Ignacio Aguado, acaba de anunciar que el primer objetivo «en los próximos días es levantar» el toque de queda.

Hay que recordar que el toque de queda fue la medida estrella del nuevo estado de alarma declarado por el Gobierno de Pedro Sánchez en octubre. Es la alternativa al confinamiento total duro, y en la mayoría de las comunidades se aplica en una franja entre las 22.00h y las 06.00h.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En en caso de Madrid, la limitación de movilidad nocturna se encuentra entre las 23.00h y las 06.00h. Pero según ha manifestado Ignacio Aguado, la primera decisión que tendrá que tomar su Gobierno en los próximos días es si levanta el toque de queda o no. En todo caso, ha dicho, será una decisión que tendrán que tomar de acuerdo con la opinión de los expertos.

«Lo primero que tenemos que hacer, llegado el caso, es poder levantar el toque de queda. Ese es el primer objetivo que nos plantearemos en los próximos días», ha avanzado el portavoz gubernamental, al cual se le ha preguntado por el plan de la Comunidad de Madrid de cara a la Semana Santa.

El representante madrileño participaba en un acto de la Estación Espacial Madrid-NASA, y los periodista han aprovechado para preguntarle por el plan de Madrid de cara a la Semana Santa. El Gobierno regional ya se había manifestado anteriormente partidarios de abrir la comunidad durante el período vacacional, e incluso llamó al resto de las comunidades a hacer lo mismo.

Un ímpetu aperturista que, sin embargo, contradice la opinión de la mayoría de los expertos sobre el riesgo de abrir antes de tiempo. Empezando por la misma Organización Mundial de la Salud (OMS), que teme una cuarta ola de grandes dimensiones si los países levantan las restricciones demasiado pronto. Su opinión concuerda con los planes de Salud, que pasan por mantener la mayoría de las restricciones durante la Semana Santa y llegar al verano con garantías para recuperar la normalidad.

Ignacio aguado ha dicho que «después de este levantamiento del toque de queda vendrá la Semana Santa, pero para ello faltan todavía cuatro semanas, todavía hay que seguir bajando la curva de los contagios y, en cualquier caso, cuando nos acerquemos a la fecha ya decidiremos qué hacer al respecto en función de los que nos aconsejen los expertos, como siempre».

Pone su modelo como referente

El representante madrileño ha hecho hincapié en que siempre tomarán las decisiones junto con la Consejería de Sanidad, y teniendo en cuenta la situación epidemiológica. En cuanto al cierre perimetral en Semana Santa ha dicho que aún es pronto y no se pueden adelantar acontecimientos: «No sería bueno para los ciudadanos adelantar acontecimientos cuando aún faltan varias semanas por llegar».

El propio Ignacio Aguado ha puesto en las últimas horas la gestión de la Comunidad de Madrid como referencia en la lucha contra la pandemia en España. A través de sus redes sociales, el vicepresidente ha mostrado un gráfico para defender que, desde su Gobierno, han hecho compatibles las medidas sanitarias con la defensa de la economía.

Aunque por ahora no ha querido desvelar sus intenciones de cara a Semana Santa, su comunidad se plantea la apertura ante la tendencia a la baja de los positivos. Su principal idea, a un mes de las vacaciones, es que se levante el cierre perimetral y se mantengan las limitaciones de aforo y reunión, tanto en hostelería como en domicilios particulares.

Pero su intención depende de lo que hagan otras comunidades, porque si otras mantienen el cierre, Madrid se arriesga a que los madrileños salgan a la calle en masa y se produzcan aglomeraciones. La llegada del buen tiempo favorecerá que las personas llenen calles y terrazas, y la idea es coordinar la apertura con otras regiones para que esta gente pueda viajar. Valencia y Andalucía ya lo están estudiando.