Una mascarilla sobre una maleta

El lugar en España donde ya ha llegado la normalidad: paseos sin mascarilla

«Estamos dejando atrás nuestro invierno más mortal y dando la bienvenida a la primavera de la esperanza»

Casi un año después, todavía continuamos inmersos en esta pandemia de la covid-19, y es que es una realidad que la mascarilla se ha convertido en un accesorio esencial que no puede faltar en nuestro día a día.

Sí bien en cierto que, en una de las zonas de España, ya se están desarrollando ensayos para intentar volver cuanto antes a la ‘nueva normalidad’. Nos referimos a Gibraltar, en donde se ha conseguido que casi un ochenta por ciento de la población esté ya inmunizada, en cualquier caso, el territorio se corresponde con una de las primeras zonas del mundo que ha intentado dejar atrás las restricciones.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Hace unos días ya suprimió el toque de queda, y a partir de este domingo se permitirá salir a pasear por la calle sin la mascarilla. La medida obligatoria de llevar mascarilla deja de ser obligatoria en los espacios abiertos de la calle Real (Main Street), la principal vía del Peñón, y del resto de calles del centro urbano.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La nueva normalidad cada vez más cerca

En el caso de las calles más frecuentadas, es decir las más concurridas y en las que se concentran los comercios, eran las únicas que mantenían esta restricción como obligatoria, sin embargo, en el resto de las anteriores, desde el pasado 1 de marzo se permitió que se pudiera circular con la cara al descubierto. En cualquier caso, el no utilizar este accesorio, hasta ahora obligatorio en el resto de zonas y comunidades autónomas españolas, en Gibraltar se limita a los espacios al aire libre, mientras que su uso continúa siendo obligatorio en espacios públicos cerrados, en comercios y en el transporte público.

«Estamos dejando atrás nuestro invierno más mortal y dando la bienvenida a la primavera de la esperanza. La pandemia global aún no ha pasado del todo y debemos continuar avanzando con cautela para salvaguardar el increíble progreso realizado en las semanas y meses venideros», explicaba Fabian Picardo, el ministro principal de Gibraltar, cuando anunciaba las nuevas relajaciones en el Peñón, en donde había contabilizado 94 fallecimientos durante la pandemia.

Una medida muy esperada para gran parte de la ciudadanía y que se aplica en el territorio, tras la supresión del toque de queda. Una situación que permitiría a partir de ahora, la apertura de los restaurantes hasta las dos de la madrugada.

Los últimos datos de incidencia proporcionados por las instituciones, estiman que apenas existen diez casos activos en Gibraltar, ocho de ellos se corresponderían con residentes locales, mientras que los otros dos restantes, serían personas de paso en el Peñón, como los pertenecientes a tripulaciones de aviones o barcos o turistas.

El principal motivo de relajación de estas medidas es el alto ritmo en el proceso de vacunación, puesto que, de los casi 34.000 habitantes gibraltareños, 27.662 ya han inoculado las dos dosis con las que se considera que se alcanza la inmunidad. El otro porcentaje restante, 3.432 personas ya han recibido la primera dosis.

Por otra parte, casi 80 por ciento de inmunización alcanzada en el territorio, contrasta de forma muy marcada con el 5,3 por ciento que tiene la provincia de Cádiz, según los últimos datos de este último viernes ofrecidos por la Junta de Andalucía. Además, al otro lado de la Verja, Jesús Aguirre el consejero de Salud y Familias, pidió de manera explícita un control más riguroso de las fronteras.

Por el contrario, a diferencia de sus vecinos, Gibraltar ya avanza hacia una normalidad a la que, según Picardo, en muy poco tiempo se añadirán otras nuevas libertades «Lo haremos siguiendo el asesoramiento de salud pública y de un modo seguro y prudente», aseguró.