Plano corto de las manos de un hombre de avanzada edad apoyadas sobre su rodilla

Un juez obliga por 1ª vez en España a poner la vacuna del Covid

La residencia en la que vivía quería ponerle la vacuna, pero su hija se negaba

Un juez ha tenido que intervenir por primera vez en España durante la campaña de vacunación del Covid-19 y le ha dado la razón a la residencia, por lo que ha dictaminado la obligación de vacunar a una mujer a pesar de la negativa de su hija. 

Según ha informado 'La voz de Galicia', una residencia de la tercera edad de Santiago de Compostela quería vacunar a todos sus residentes, incluyendo a una anciana incapacitada, para proteger la salud pública y la de todos sus residentes. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Como la mujer estaba incapacitada, son los familiares directos, en este caso una hija suya, quienes deben dar el consentimiento expreso para proceder con la vacunación, pero la hija de esta residente decidió no autorizar la vacunación. 

A pesar de la negativa, la residencia acudió a instancias judiciales para continuar con la vacunación, ya que sus directivos consideran que la salud de los residentes está por encima de la opinión de la hija de esta residente, algo que finalmente el juez ha compartido. Además, se da la circunstancia de que en esta residencia han muerto varios ancianos desde que comenzó la pandemia, por lo que la decisión iba en camino de evitar más muertes y permitir a sus residentes una vida tranquila. 

Así, el juzgado de guardia de Santiago de Compostela ha dictaminado la obligación de la hija de permitir vacunar a su madre, esté o no a favor de ello. La decisión viene respaldada por un informe forense sobre las facultades cognitivas de la anciana y sobre si es conveniente o no proceder con la vacunación en su casa. 

El auto judicial establece también que la decisión del juez solo sería revocable en el caso de que la propia anciana recuperase sus capacidades y se negase voluntariamente a recibir la vacuna, o en el caso de que futuros exámenes médicos desaconsejasen proceder con la vacunación, y también autoriza la siguiente dosis hasta alcanzar la inmunidad, aunque de momento cabe recurso de apelación por parte de los familiares.

Se trata de la primera decisión de este tipo en España, ya que la vacuna, como se ha repetido insistentemente desde Sanidad, no es obligatoria en nuestro país.

Aun así, existen ciertas situaciones en las que se puede pedir la intervención de un juez, y que está recogida por la legislación vigente en el ámbito sanitario en España. Un juez puede obligar a la administración de una vacuna, aunque ninguna sea obligatoria en España, si existe un riesgo de salud pública o para la salud de la persona en cuestión. 

En este caso, según informan fuentes judiciales, ha prevalecido el interés general y la salud pública por encima de la opinión de la hija de esta anciana, que estaba en contra de la vacunación.

La decisión abre la puerta a un tema muy sensible y que se había debatido previamente en nuestro país, aunque todavía no había habido ninguna intervención judicial. Hace unos días, por ejemplo, se conoció que una residencia del País Vasco avisó por carta a los familiares de todos sus residentes de que no procedería con la vacunación en sus instalaciones, y que si los residentes querían la vacuna debían acudir a su centro de salud. 

En ese caso también se generó mucha polémica, porque muchas voces contrarias a esta decisión argumentaron que son los residentes, o sus familiares en el caso de que ellos no puedan tomar la decisión, los que deben decidir si quieren recibir la vacuna o no.

Polémica por las vacunas: ¿Obligatoria o no?

Cabe recordar, de nuevo, que la vacuna contra el Covid-19, igual que todas las vacunas que se administran en España, no son obligatorias, por lo que cualquier persona con sus capacidades cognitivas intactas puede negarse a que se la administren. 

El punto de la polémica llega cuando la persona que va a recibir la vacuna no está en disposición de elegir, voluntariamente, si la quiere o no. En estos casos, lo más habitual es que haya una persona, normalmente familiares directos, que tengan potestad para tomar este tipo de decisiones, y si no la hubiese, sería la Administración Pública o el Sistema Judicial quien tomaría la decisión.

La polémica en este caso concreto llega porque la anciana a la que se quería vacunar sí que tiene un familiar directo que rechazó autorizar la vacuna, y en este caso la voluntad de la residencia ha sido escuchada por un juez, que ha pasado por encima de la decisión del familiar. 

Existen muchos casos en los que se dan circunstancias similares, habitualmente en decisiones que afectan a niños que todavía no tienen capacidad para decidir o a personas mayores que tienen sus facultades afectadas por alguna enfermedad o por el paso del tiempo. 

Hasta ahora, la vacuna de Covid-19 no había provocado ninguna decisión de este tipo, pero esta decisión judicial abre la puerta a que en el futuro puedan producirse casos similares, y los jueces valorarán, en cada caso, qué decisión es la más acertada para cada persona.