El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensael pasado viernes 30 de octubre

Illa también confirma las buenas noticias: 'Las medidas están funcionando'

Ha explicado pero que todavía hay que 'mejorar mucho más'

Desde Sanidad no se quieren lanzar las campanas al vuelo, pero tanto ayer Fernando Simón como hoy el ministro Salvador Illa han mantenido un tono relativamente más optimista sobre la situación en España que en semanas anteriores. Illa, como hizo ayer el director del CCAES, ha confirmado que nuestro país estaría entrando en «una estabilización a la baja de la situación epidemiológica». 

El titular de Sanidad ha destacado el dato de incidencia acumulada cada de casos por cada 100.000 habitantes a 14 días registrado hoy que ha sufrido un importante descenso en los últimos 7 días. Pasaba de 528 a 514 en comparación con el pasado miércoles. Ayer, Fernando Simón ya se felicitaba por haber conseguido estabilizar esta cifra en unos 500 casos durante «varios días», aunque admitiendo que seguía siendo «muy alta». 

Illa ha comparecido este miércoles por la tarde tras una nueva reunión telemática del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Aunque no ha disimulado que se está lejos de estar en la situación de primavera, ha querido dejar claro que no hay que relajarse, ya que la situación actual «sigue siendo muy preocupante». 

Hospitales y UCIs siguen centrando la preocupación de Sanidad 

Precisamente, el ministro Illa ha seguido insistiendo que con la reducción actual de casos no es suficiente y que hay otros factores que siguen siendo muy negativos. Ha hecho una referencia explícita al estado actual en los centros hospitalarios además del número de fallecidos que se reportan a diario. 

«Seguimos teniendo un número alto de hospitalizaciones y de ingresos en UCI, también un número relevante de personas fallecidas», ha lanzado como advertencia el ministro. Solo en los dos últimos días se han contabilizado 411 y 349 muertes. Además actualmente hay más de 21.000 hospitalizados, más de 3.000 en las unidades de cuidados intensivos. 

Para que la situación siga mejorando ha vuelto a insistir en la necesidad de mantener ciertas restricciones durante algún tiempo, pese a que la noticia de la llegada de la vacuna ya esté en la mente de todos. «Hay que seguir manteniendo la guardia alta durante un período largo de tiempo, con medidas estrictas». Ha afirmado que la pandemia «se estabiliza y va mejorando poco a poco, pero que tiene que mejorar mucho más» y ha pedido «el compromiso de todos» para cumplir las normas y aplanar la curva. 

Varias comunidades exigen preparar un posible escenario de confinamiento

Una vez más ha vuelto a descartar la aplicación inmediata de un confinamiento domiciliario porque las medidas impuestas estarían empezando a hacer efecto. Eso sí ha confirmado que tres o cuatro comunidades han solicitado nuevamente que se tenga «previsto» un plan concreto por si llegar a ser necesaria su aplicación como el pasado mes de marzo. 

Sanidad habría trasladado a los diferentes consejeros de las comunidades autónomas la necesidad de hacer un análisis del efecto de las medidas durante un «mínimo de tres semanas». Este es el período que estiman para que se vean sus resultados reales aunque ha afirmado que a nivel estatal ya se empiezan a confirmar algunas consecuencias positivas en los balances de datos semanales. 

Durante el Consejo Interterritorial, el ministro y los consejeros han analizado también si se está cumpliendo con la estrategia estatal sobre medidas y restricciones contra el COVID-19, el marco común pactado hace un mes. Illa ha hablado que se ha conseguido un «nivel muy alto de concordancia». 

Los datos confirman que tres cuartas partes de las comunidades optaron por los cierres perimetrales de sus fronteras y dos tercios también por los cierres internos. Todas mantienen el toque de queda nocturno, salvo Canarias donde no afectaba el Estado de Alarma. Un tercio ha optado por cerrar la hostelería y el resto ha aprobado importantes restricciones.

El ministro ha valorado positivamente estas «medidas muy comunes y similares» y ha destacado que «se está actuando en base a los mismos indicadores, tomando medidas proporcionadas y dando tiempo suficiente para ver su eficacia».