La ministra Reyes Maroto en la entrega de premios del gremio de la hosteleria

El Gobierno fija Semana Santa como posible reinicio del turismo nacional

La ministra Reyes Maroto ha explicado que esto sucederá solo «si se dan las condiciones de seguridad», y considera «clave» la vacunación

La pandemia del Sars-CoV-2 ha hecho y sigue haciendo estragos en la economía de España. Sin el turismo nacional e internacional, una pieza clave de nuestros ingresos, y con el comercio y la hostelería al límite, especialmente en esas comunidades donde estos sectores sufren largos cierres, ya nadie duda de que lo que vendrá, aunque superemos la pandemia este año, son duros años de crisis. 

Ahora bien, en medio de otra oleada de contagios, y ya vamos por la tercera, el Gobierno ha querido lanzar un mensaje esperanzador a la población. Y es que este sábado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha avanzado que el turismo nacional podría comenzar a despegar con la llegada de la Semana Santa. 

Semana Santa, posible momento de reactivación del turismo nacional

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Maroto se ha mostrado confiada que esas fechas, que este 2021 se sitúan entre el 28 de marzo y el 4 de abril, este último el Domingo de Resurrección, pueden convertirse en el reinicio de los viajes a nivel nacional, «si se dan las condiciones de seguridad». En este sentido, no debería sorprender que la ministra se ha referido especialmente al proceso de vacunación, que es «clave» que se acelere para conseguir una cierta recuperación de la normalidad. 

«El horizonte es difícil de prever. Para nosotros, Semana Santa puede ser el reinicio de los viajes», ha dicho Maroto, entrevistada en Onda Cero. Al mismo tiempo, la ministra ha hecho referencia a las nuevas restricciones impuestas en muchos países del mundo, ante una nueva oleada de Covid-19 que golpea con fuerza.  En concreto, Reyes Maroto ha dicho que, una vez recuperada la normalidad en los viajes internacionales, España se situará en una posición muy privilegiada a nivel turístico.

«España sigue siendo, junto a Italia, el país preferido para viajar», ha recordado, destacando al mismo tiempo que el Gobierno acertó cuando incluyó al turismo como una prioridad para la política exterior. «Es importante resaltar que el turismo es una industria exportadora por excelencia, generadora de valor añadido y motor de atracción de actividad económica en España», ha destacado la ministra. 

La ministra también ha hecho referencia a los viajes del Imserso, que el año pasado tuvieron que cancelarse debido a la pandemia. En este sentido, Reyes Maroto se ha mostrado convencida que también podrán reanudarse este año, avanzando que el ejecutivo central trabaja en su «rediseño». «[Los mayores] son el colectivo más vulnerable de la pandemia, y se primó la salud sobre la economía», ha indicado, en referencia a la cancelación en 2020.

La falta de turistas y las restricciones desangran Baleares

Se trata, sin lugar a dudas, de una muy buena noticia, sobre todo para aquellas regiones que tienen una alta dependencia del turismo, como por ejemplo las Islas Baleares. Ha sido precisamente aquí donde cerca de un centenar de coches y un millar de personas se han manifestado este mismo sábado ante la sede del Gobierno balear, para exigir la reapertura de la restauración. 

Se trata de la tercera movilización que convoca la plataforma 'Resistencia Balear', que pide a las autoridades autonómicas que recapaciten sobre las duras restricciones impuestas a un sector ya muy golpeado por la crisis y la falta de turistas desde hace muchos meses. A pesar de que la Delegación del Gobierno en Baleares no había autorizado una marcha a pie, han sido muchas las personas que se han lanzado a las calles de Palma de Mallorca para protestar. 

Los asistentes se han dirigido al Consolat del Mar, la sede del ejecutivo insular, con pancartas en las que se podía leer «Ayúdanos a ayudar». Entre silbatos y caceroladas, los manifestantes han pedido la «dimisión» de Francina Armengol, la presidenta de la comunidad. Posteriormente, pasadas las 13.00 horas, la Policía Nacional se ha dirigido a los asistentes para pedirles que abandonen las inmediaciones de la sede del Gobierno balear.