Varios pupitres en una clase vacía

Marcha atrás del Gobierno: Estos son ahora los alumnos que no tendrán que llevar mascarilla

El ministerio de Educación cede a la presión de las comunidades con una nueva flexibilización de las medidas

En pleno debate sobre el protocolo de Sanidad para la vuelta a las aulas en septiembre, la ministra de Educación, Isabel Celaá, anuncia importantes novedades. El Gobierno ha cedido finalmente a la presión de las comunidades autónomas y ha vuelto a cambiar los criterios sobre el número de alumnos por profesor y el uso obligatorio de mascarillas.

Los consejeros de Salud autonómicos advirtieron que las directrices fijadas por el Gobierno son inviables e imposibles de cumplir. El borrador contaba con la oposición de nueve comunidades, y ha tenido que ser reelaborado para ofrecer un plan con garantías para retomar la clases en septiembre. Es la sexta vez que Celáa rectifica en este tema.

La distancia de seguridad ha pasado de 2 a 1,5 metros  y el empleo de mascarillas se ha hecho cada vez más laxo. En la otra versión, los alumnos de Infantil hasta 4º de primaria (10 años) no estaban obligados a llevar mascarilla si permanecían dentro de su «grupo estable de convivencia». Fuera sí tenían que ponérsela, si no se mantenía la distancia de seguridad.

En el nuevo texto, la no obligación se extiende a toda la primaria, así que los niños de entre 10 y 12 años también podrán estar en el colegio sin llevar mascarilla. Eso sí, todos los niños a partir de los 6 años deberán llevar mascarilla en el transporte escolar.

Tampoco los tutores tendrán que ponerse la mascarilla si están dentro del grupo estable de convivencia. Antes sólo estaban exentos los maestros de Infantil a 4º de primarias. Ahora, todos los profesores de estas dos etapas se libran de llevar la mascarilla. El resto de profesionales y todos los docentes de secundaria deben llevarla a menos de 1,5 metros.

La flexibilización de las medidas afecta también al número de alumnos por profesor. Hasta ahora se establecían grupos estables de convivencia de hasta un máximo de 20 niños a cargo de un adulto. El nuevo texto hace la vista gorda ante la rebelión de algunas comunidades, y permite a las consejerías flexibilizar el máximo del alumnado para los grupos.

Las nuevas recomendaciones 

Los grupos de convivencia donde los niños se pueden tocar sin llevar mascarilla también dejan de estar limitados hasta los 10 años y se amplía el arco a toda la primaria. Se recomienda que estos grupos se creen en Infantil y 1º y 2º de Primaria, así que en la práctica se rebaja de los 10 a los 8 años la organización en burbujas.

Por otro lado, los padres deberán quedarse fuera y sólo podrán entrar en caso de que el equipo directivo o el profesorado lo requiere. Algunas directrices pasan a ser recomendaciones, como llevar comida caliente con carros o poner papeleras de pedal.

Se recomienda la limpieza, desinfección y ventilación entre turno y turno en las aulas, comedor u otros espacios. Los materiales no solo habrá que limpiarlos, sino desinfectarlos. Por ejemplo, al terminar de utilizar un ordenador de uso compartido habrá que rociar con un producto específico el teclado, el ratón y la pantalla.

También se establecen niveles de riesgo para el caso que se tenga que atender a contagios, y se especifica la entrada y salida escalonada del centro. Para limitar el número de personas en un espacio, el texto recomienda las reuniones y asambleas de forma telemática.