Agentes de la guardia civil montando un cordón de seguridad

Encuentran un cadáver semienterrado en España: un posible crimen

El cuerpo se encontraba en avanzado estado de descomposición y se desconoce su identidad

El pasado miércoles 13 de octubre, el cadáver de una persona apareció en  el cauce del río Noguera Ribagorçana, en Albesa (Lleida). El cuerpo se hallaba semienterrado y se encontraba en avanzado estado de descomposición.

Los Mossos d'Esquadra se trasladaron al lugar y certificaron que se trataba de una persona, aunque no pudieron determinar si hombre o mujer. El cadáver era prácticamente un esqueleto y fue trasladado al forense para realizarle la autopsia.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Los agentes han abierto una investigación para esclarecer la causa de la muerte y lograr identificar el cuerpo. Todas las vías están abiertas y no se descarta que pueda tratarse de una muerte violenta.

Un cadáver semienterrado y en avanzado estado de descomposición

Todo comenzó con una llamada a los Mossos d'Esquadra. Un hombre que estaba realizando trabajos de limpieza del cauce del río Noguera Ribagorçana, se topó con lo que parecía una pierna.

Rápidamente los agentes se trasladaron al lugar para inspeccionar la zona contando para ello con varios efectivos y guías caninos. Durante la búsqueda, los perros dieron con el resto del cuerpo que se encontraba semienterrado.

La pierna encontrada por el técnico de limpieza estaba separada del resto del cuerpo y se estudia qué pudo provocar esta separación. Las primeras investigaciones, señalan la actividad de los animales y el paso del tiempo como los causantes de esta desunión.

El cuerpo se hallaban en avanzado estado de descomposición y se encontraba prácticamente en los huesos. Tal era el estado que, en un primer momento, no se pudo identificar si se trataba de un hombre o de una mujer.

Serán las pruebas forenses las que determinen su sexo así como la causa de la muerte, si es que el cadáver así lo permite. Su estado complica la investigación, pero todos los medios están puestos en averiguar cuánto tiempo lleva enterrado y sin vida.

Podría tratarse de un crimen

Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación para descubrir a quién pertenecen los restos y cómo murió. Por el lugar donde se ha encontrado, señalan que puede tratarse de una muerte violenta.

Los investigadores no descartan ninguna línea y esperan avanzar en cuanto se conozca la identidad del cadáver hallado en el cauce del río Noguera Ribagorçana. La posibilidad de que se trate de un crimen está sobre la mesa aunque habrá que esperar al análisis forense.

Por el momento, en el estado en el que se encontraba el cuerpo ha sido imposible apreciar signos de violencia o criminalidad. Los restos estaban cubiertos por ramas y raíces que se tuvieron que cortar para liberarlo.

La policía catalana señala que el cuerpo podría haber sido arrastrado por la corriente del río cuando el caudal estuviera más elevado. Es posible que estuviera enterrado hace años en la zona y que terminara en el cauce del río saliendo a la superficie.

Otro cuerpo más a la espera de saber su nombre

Este nuevo cadáver hallado en Albesa se suma a la lista de cuerpos sin identificar que han sido encontrados en España. Los Mossos d'Esquadra han comenzado a bucear por las denuncias de personas desaparecidas en la zona para intentar cercar más la búsqueda.

Por el momento no hay ningún resultado y la investigación continúa en fase inicial a la espera de la información que aporte el forense. Un caso que recuerda a los dos acontecidos en 2018 y que todavía siguen sin esclarecer.

Son ya tres años los que la policía catalana junto a la Guardia Civil tratar de identificar dos cuerpos que se encontraron en Girona. Un chico y una chica de los cuales se desconoce su identidad y no hay ninguna pista.

El chico parece extranjero y fue encontrado en el mar en Lloret de Mar. El cuerpo de la mujer fue hallado colgando de un gallinero en Sant Julià de Ramis.