La ministra Carolina Darias en una intervención en el Senado

El drama familiar que ha marcado a Carolina Darias, la sustituta de Illa en Sanidad

El máximo referente de la ministra es su madre, María San Sebastián, que murió en 2003, a los 57 años, víctima de un cáncer

Cuando Salvador Illa anunció su renuncia como ministro de Sanidad, el primer nombre que sonó para su relevo fue el de Carolina Darias. La actual ministra de Política Territorial llevaba semanas acompañando al ministro en las reuniones con las comunidades autónomas para gestionar la pandemia, pero además, conoce al Covid-19 muy de cerca. 

Carolina Darias fue la segunda ministra infectada por el Covid-19, después de Irene Montero. Tardó 30 días en superar la enfermedad, pero se recuperó, y desde entonces da ánimo y mucha esperanza a quienes siguen luchando contra ello.

La capacidad de superación de la ministra nace de su máximo referente, su madre. María San Sebastián Calleja falleció en 2003 a los 57 años, víctima de un cáncer. De ella aprendió el valor de la lucha ante la adversidad y las ganas de salir adelante. Y su mensaje sigue siendo de gran inspiración en su día a día. 

«Me reflejo en ella en muchísimas cosas. Era una mujer que siempre fue muy ejemplar, muy querida, muy cariñosa, continuamente haciendo cosas por los demás», recuerda la ministra, cuya vida estuvo marcada por ser hija única y por la separación de sus padres. Fue su madre quien le dio el mejor consejo para desarrollar luego su trayectoria profesional: «Estudiar para labrarte un futuro en el día de mañana, y para que no dependas de nadie».

Siguiendo el consejo de su madre

Dispuesta a seguir el consejo de su madre, Carolina se licenció en Derecho a los 22 años y, después, sacrificó sus vacaciones para sacarse las oposiciones. Recuerda que se encerró siete días a la semana durante siete meses para sacarse un puesto de funcionaria interina de la comunidad autónoma, y luego optar a la jefatura de servicio.

Una vez logrado su objetivo, quiso cumplir uno de sus sueños: viajar a Kenia. La canaria es una gran aficionada a la lectura, y tiene especial predilección por «Memoria de África», la obra de Isak Dinesen que Sydney Pollack convirtió en un clásico del cine en los años ochenta. «Fue una de las mejores experiencias de mi vida», asegura. 

Además del cine y la lectura, Carolina Darias es una apasionada de la música. Algo que le une mucho a su marido, José Alfonso García, miembro de un grupo de música popular canaria llamada «Los Gorriones». En este apartado, explica que esta afición se la ha inculcado su pareja, y que le gusta cantar aunque lo hace mal: «No hay nada como un buen asadero, donde al final la música siempre aparece».

Su lado más humano

Carolina Darias intenta transmitir a sus hijas lo que aprendió de su madre. Poco se sabe de la vida privada de la ministra, pero su lado más humano lo desveló el periodista Juan Cruz en un artículo en el diario El País. En él explicó que «tiene tres hijas adoptivas» y que «saber su historia de madre, oírla contar, es un mapa de su corazón. Quien conoce ese mapa ya conoce todos los mapas, entre ellos el mapa de España».

En su posición al frente de Política Territorial ha tenido la difícil misión de gestionar el traspaso de competencias en la gestión de la pandemia del Gobierno central a las comunidades. Fue después de la desescalada, en junio, y desde entonces ha sido el enganche entre el ministerio de Sanidad y las consejerías autonómicas. Pedro Sánchez tuvo claro desde el primer momento que era la persona ideal para relevar a Salvador Illa al frente del ministerio de Sanidad.

Cómo superó el coronavirus

Su optimismo le hizo superar la situación del contagio de coronavirus. Carolina Darias fue nombrada ministra de Política Territorial el 11 de enero, y dos días después tomó posesión del cargo. Semanas después estalló la crisis del coronavirus, y fue la segunda ministra que confirmó que estaba contagiada, después de Irene Montero

«Ahora sí, después de 30 días he vencido al Covid-19» decía la ministra, y aseguraba que a pesar de haber estado en aislamiento, no se había sentido sola en ningún momento. «Gracias a quienes me han acompañado en esta travesía de un modo u otro» decía, y mandaba «fuerza a quienes siguen luchando y esperanza en que este virus lo paramos unidos». 

El 13 de abril compareció ante los medios en una rueda de prensa junto al ministro de Transporte, José Luis Ábalos, y se mostró feliz por haber superado la enfermedad y poder volver al trabajo. Seguro que detrás de su lucha por superar la enfermedad estuvo el recuerdo vivo de su madre, y la fortaleza que ha heredado de ella y del drama familiar que le tocó vivir.