Montaje con las caras de los periodistas españoles asesinados en Burkina Faso, David Beriáin y Roberto Fraile

Asesinan a David y Roberto: 'Estoy cansado de ir perdiendo amigos'

Las redes sociales se han llenado de mensajes recordando a los periodistas españoles fallecidos en Burkina Faso

Tras confirmarse este martes la muerte de Roberto Fraile y David Beriain en Burkina Faso durante un ataque, las redes se han llenado de mensajes de apoyo a familiares y amigos de los periodistas fallecidos. Además, las redes sociales han recuperado el duro testimonio de David Beriain en 'Morir para contar', un documental de Netflix, estrenado en 2018.

«En la vida he tenido la suerte de que las personas que me han querido lo han hecho de la manera más hermosa y radical posible: me han querido libre. Aunque eso haya significado que, en el caso de mis padres, mi hermano, mis amigos y, por supuesto y sobre todo de mi mujer, un día sonase el teléfono y dijesen: ‘David no va a volver’. Hay que entender que eso es una posibilidad», añadía el periodista español.

Luto en el periodismo español

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Entre los mensajes de condolencia tras la muerte de los dos periodistas españoles, destaca el de Antonio Pampliega, secuestrado por Al Qaeda el pasado 2015 durante 10 meses, se despidió de su amigo Roberto con dos mensajes cargados de desolación en su perfil personal de Twitter: «Cansado de seguir perdiendo amigos», rezaba uno de ellos.

Antonio Pampliega, vivió muchos momentos al lado de Roberto Fraile, como por ejemplo la explosión en Siria que dejó malherido al cámara, siendo obligado a ser evacuado y operado de forma urgente en un hospital de Alepo.

Natalia Junquera, periodista de El País y amiga personal de David Beriain, ha querido recordar al periodista fallecido en un emotivo texto en El País: «Hoy le lloramos en varios continentes los que tuvimos la suerte de tropezarnos con él. Para los que no, queda su inmenso trabajo. Échenle un vistazo. Lo hizo para ustedes. David Beriain, el mejor periodista, mi mejor amigo».

El exdirector de El Mundo y reportero de guerra, David Jiménez, ha escrito un emotivo tuit la muerte de David Beriain y Roberto Fraile: «Hace 10 años, en Fukushima, recibí la llamada de un tipo al que no conocía. Le habían contado que me había quedado tirado y estaba en dificultades: Vamos por ti. Era David Beriáin. Esta profesión tiene la mala hostia de llevarse a los mejores, como David y Roberto».

Además, otros compañeros de profesión como el presentador de 'Las cosas claras', Jesús Cintora, ha publicado otro tuit recordando a los periodistas asesinados en Burkina Faso: «Periodismo de un nivel superior. Tantas veces jugándose el tipo para que viéramos lo que, a menudo, no vemos o no quieren que veamos. DEP».

David Beriain y Roberto Fraile, dos periodistas de raza

David Beriain ha sido protagonista de experiencias al límite del riesgo durante gran parte de su carrera, incluso entrando en organizaciones criminales para grabar su día a día. En una entrevista a '20 Minutos' en 2017, el periodista fallecido tenía claro que le merecía la pena jugarse la vida por enseñar a la gente la realidad más dura del mundo.

«Absolutamente, me considero un privilegiado. No voy solo para que la gente conozca esa realidad. Voy para aprender yo, porque necesito hacer preguntas, porque siento una curiosidad quemante por hablar con esas personas. No porque me guste el riesgo, pero lo asumo porque quiero sentarme a hablar con esas personas. Me considero un curioso de la naturaleza humana e intento encontrar verdades sobre la naturaleza humana en las condiciones más extremas de la realidad, donde no hay sitio para la impostura», explicaba Beriain.

El segundo fallecido, Roberto Fraile, era un cámara que estaba con David realizando un reportaje sobre la caza furtiva en Burkina Faso. Nacido en Barakaldo (Vizcaya), tenía 47 años y llevaba unas semanas en el país africano, aunque tuvo que volver a Salamanca por culpa de la pandemia, ciudad donde vivía y trabajaba desde hace 25 años.