Primer plano de una mesa de mezclas de un Dj

Decisión de última hora de una comunidad para evitar las fiestas de 'Tardevieja'

Han tenido que tomar medidas tras lo anunciado por algunas discotecas

La Comunidad Valenciana se ha visto obligada a tomar una decisión urgente ante la amenaza que se pudiera producir fiestas durante este 31 de diciembre. Y es que algunos locales de ocio nocturno en Valencia y Alicante llegaron a anunciar celebraciones de hasta doce horas, aunque en horario principalmente diurno, con sesiones maratonianas de DJs. 

El gobierno valenciano había permitido a las discotecas, pubs o salas de fiestas su reapertura pero con dos condiciones. Que las pistas de bailes estuvieran ocupadas con mesas y que su horario fuera de 12 de la mañana a poco antes de la medianoche. Mientras se tomaba está medida, en la comunidad las cenas familiares estarán limitadas a 6 personas. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Y muchos locales habían querido aprovechar este resquicio para promocionar lo que ya venían llamando una auténtica 'Tardevieja'. Por este motivo, desde la Generalitat decidían tomar una decisión drástica pocas horas antes de la Nochevieja: prohibir cualquier actuación de disc-jockeys en establecimientos de hostelería, restauración y ocio nocturno hasta el próximo 15 de enero. 

El propio presidente valenciano, Ximo Puig  anunciaba este miércoles «actuaciones contundentes» contra cualquier local que decidiera no respetar las medidas de seguridad y el resto de restricciones. Y es que recordaba que este año «no hay Nochevieja ni 'Tardevieja'», viendo sobre todo como la comunidad su récord de contagios de toda la pandemia o ayer el de fallecidos con 70. 

La medida era publicada de urgencia en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), introduciendo una modificación del párrafo final del punto 9.3 de la resolución de 5 de diciembre de la conselleria de Sanidad. El texto recoge lo siguiente: «Se suspende la actividad de los locales de discotecas, salas de baile, karaoke, bares de copas y pubs, con y sin actuaciones musicales en directo. Y se suspende también la realización de karaokes y actuaciones esporádicas o amateur de canto en los establecimientos de restauración y hostelería. Tampoco se permiten las actuaciones de disc-jockeys, pinchadiscos, locutores y/o similares». 

Reuniones con el sector y colaboración entre administraciones

Mientras se publicaba esta resolución, el gobierno valenciano se reunía con representantes del sector para mostrarles su preocupación sobre lo que pueda pasar este fin de año.  La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo pedía en su encuentro con el presidente de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia, Manuel Espinar, y el presidente de la Federación Ocio, Turismo y Juego de la Comunidad Valenciana, Víctor Pérez, que se cumplan a rajatabla las medidas en los establecimientos de ocio y hostelería. 

Bravo les habría mostrado su preocupación por los anuncios de algunos de los anuncios de estos locales donde prometían fiestas musicales con DJ. Según explicaba en un comunicado, les habría dicho que con estas «queda en entredicho la garantía de que se puedan respetar las medidas anticovid decretadas por la conselleria de Sanidad en las últimas semanas». Por eso motivo, la decisión de prohibir su presencia. 

El gobierno valenciano también ha pedido en las últimas horas colaboración a los ayuntamientos y a la Delegación de Gobierno para que los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y policiales locales velen por el cumplimiento de la normativa. Insiste en que su aportación es clave para que la última noche del año no acabe empeorando todavía más la situación epidemiológica en la comunidad. 

A los consistorios, les hacía llegar también una petición más explicita. Solicitaban que desde los ayuntamientos se informe, ya desde ayer, a los responsables de los locales de ocio y establecimientos de restauración de sus municipios de la obligación de cumplir todas las medidas establecidas.