Dos novios cogidos del brazo

Celebran una boda, no hacen caso a las prohibiciones y acaba con 7 personas fallecidas

El caso ocurrió este verano en Estados Unidos, donde una boda sin medidas de seguridad provocó un brote de 177 contagios de coronavirus

Nueva tragedia por no cumplir e ignorar las medidas preventivas relacionadas con el coronavirus. Esta vez ha sucedido en los Estados Unidos, en una pequeña población del Estado de Maine, Millinocket, que hasta ese día se había mantenido libre de coronavirus.

Todo ocurrió en una boda el pasado 7 de agosto, en la que asistieron 55 invitados (la ley en este estado permitía máximo 50), en un banquete en el restaurante Big Moose, según han informado las autoridades. Una celebración en la que en ningún momento nadie respetó la distancia de seguridad y nadie llevaba mascarilla, excepto el personal laboral del local.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Tan solo un día después de la celebración, uno de los invitados empezó a mostrar síntomas compatibles con el coronavirus, aunque su positivo no se confirmó hasta una semana después.

Un brote que provocó 177 contagiados y 7 muertos

Ese invitado fue el paciente cero que acabó contagiando a otros 27 invitados y a 3 trabajadores del local. Lo triste es que de esas infecciones se contagiaron en total 177 personas poco después, por contacto directo o indirecto y aunque no hubieran ido a la boda. Siete de ellas fallecieron, y al menos uno de los fallecidos había acudido a la boda.

Un brote supercontagiador que fue provocado simplemente por saltarse las medidas preventivas y que muestra una vez más lo fácil que es contagiarse por Covid, sobre todo en los espacios cerrados y en las aglomeraciones.

¿Cómo se expandió el virus tan rápido?

Pues la respuesta se encuentra en los kilómetros que recorrieron los contagiados en distintas direcciones. El virus llegó incluso a una prisión a más 320 km del restaurante, donde provocó un brote que afectó a 82 reclusos. El Covid.19 llegó allí porque uno de los infectados de la boda trabajaba en ese correccional. 

El virus procedente de esta boda también llegó a contagiar a 38 personas en una residencia de ancianos a 160 km de ese restaurante, donde uno de los invitados de la boda trabajaba como sanitario. A pesar de que este desarrolló síntomas pocos días después de la boda, llegó a ir a trabajar al menos dos días con dichos síntomas hasta que se realizó un test PCR que dio positivo. Por el camino contagió a casi cuarenta personas entre ancianos y trabajadores del geriátrico.

También en el pequeño pueblo de Millinocket se desató un gran brote procedente de esta boda, un pueblo de 4.500 habitantes que hasta entonces había permanecido libre de coronavirus. El culpable fue uno de los invitados de la boda, que resultó contagiado en la celebración y que vivía en el pueblo; antes de saber que tenía coronavirus llegó a contagiar hasta a 27 de sus vecinos y habitantes, lo que provocó incluso el cierre de la escuela municipal durante dos semanas.

Los aerosoles provocan grandes contagios

Desde que científicos americanos plantearon pruebas de que el virus de la Covid-19 se transmitía mediante diminutas partículas suspendidas en el aire que pueden avanzar muchos metros, la OMS se mostró reticente a la hora de aceptar dicha hipótesis. Eso fue hasta el pasado mes de octubre, cuando debido a varios casos de supercontagios como el que hemos visto y varios estudios científicos, la OMS y casi la totalidad de la comunidad científica empezó a aceptar la hipótesis de que los aerosoles eran los responsables de la mayor parte de los contagios por coronavirus

Es por eso entre las nuevas recomendaciones de las autoridades sanitarias se encuentra la necesidad de evitar en lo máximo posible los espacios cerrados, que son caldo de cultivo para que los aerosoles campen a sus anchas y provoquen grandes contagios como el que hemos relatado, así como extremar las medidas de precaución como son el lavado frecuente de manos, el uso de la mascarilla y la distancia social.