Imagen de una gran contaminación por vehículos en una carretera

Hay esperanza: gran bajada de las muertes por contaminación en España pese a la mala situación

La cifra de reducción de la mortalidad, que se basa en el resultado global de la última década, es aún mayor en el conjunto de la Unión Europea

La contaminación se ha convertido en uno de los grandes problemas de salud en el conjunto del mundo y cada año nos llegan datos que van a peor. No obstante, el último informe aporta un poco de esperanza y de luz en medio de tanta oscuridad llena de humo, y es que las muertes por contaminación se han reducido un 30% en la última década en España, cifra que, en el caso del conjunto de la Unión Europea (UE), se reduce hasta un 54%.

Así lo indican los datos delinforme sobre la calidad del aire de la Agencia Europea del Medioambiente presentado este lunes, 23 de noviembre, que constata estas cifras un tanto positivas, aunque España se sitúa muy por debajo de la mejoría general del conjunto europeo.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Según los datos que se desprenden del informe europeo, en 2018 hubo en España 31.600 muertes prematuras relacionadas con la contaminaciónatmosférica, básicamente por partículas finas en suspensión, NO2 y ozono. En cambio, esta cifra ascendía a 45.536 fallecidos en 2009, siendo las partículas finas en suspensión las que más decesos provocan en cualquier de los casos.

Por tanto, estos datos aportan muy buenas noticias en relación con la afectación de la contaminación a la salud de las personas, aunque aún queda mucho trabajo por hacer y los datos en cuanto a la afectación que tiene la polución en el conjunto del planeta son muy malos y extremadamente lejos de revertir la grave situación del cambio climático y calentamiento global. 

De hecho, este año España ha visto como la contaminación se reducía de forma contundente durante la primavera a causa del confinamiento por la pandemia del coronavirus. Solo en Madrid, la reducción de NO2 fue de un 70% y de las partículas finas un tercio. Pero, desgraciadamente, estos datos no han servido para evitar el avance imparable del calentamiento global, según el último comunicado de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Que la situación haya mejorado en Europa no compensa la grave contaminación  creciente en otras zonas del planeta

Toque de Europa a España

En julio de 2019, la Comisión Europea llevó a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea  para iniciar un proceso sancionador porque nuestro país había sobrepasado los niveles máximos de NO2 permitidos en las grandes áreas metropolitanas españolas, concretamente en Madrid, Barcelona y en el eje catalán Vallès-Baix Llobregat.

Tras este toque importante de Europa a España, tanto Madrid como Barcelona impulsaron medidas para intentar reducir la contaminación en sus áreas más humeadas, como el proyecto de Madrid Central o las Zonas de Bajas Emisiones de la capital catalana. Pese a todas estas circunstancias, el comisario europeo de Medioambiente, Virginijus Sinkevicius, evita establecer relaciones de estos datos actuales con las medidas que se han ido aplicando en España para reducir la contaminación ante el procedimiento sancionador iniciado en Bruselas.

«Es pronto para hacer una evaluación de las medias que se ha adoptado recientemente. Ha pasado casi un año, pero no es suficiente. Especialmente en estos tiempos difíciles que vivimos», respondió Sinkevicius ante una pregunta que se le hizo en rueda de prensa.

De este modo, tendremos que esperar qué efectos tienen las medidas tomadas el año pasado en las grandes áreas metropolitanas españolas para reducir la contaminación, ya que han pasado pocos meses desde su aplicación y este año 2020 probablemente sea el peor para hacer comparativas debido a la contaminación irregular derivada por los confinamientos provocados por la covid-19. 

En cualquier caso, la situación es grave y hay mucho trabajo por hacer a nivel global para reducir de una vez por todas la contaminación, o como se dice ahora, doblegar la corva de la polución a escala mundial. Mejorar esta situación es cosa de todos, pero sobre todo de las políticas medioambientales que se tomen en todos los niveles.