Dos niñas de San Ildefonso cantando un premio con las bolas en la mano

Una asturiana gana miles de euros con 8 décimos que compró el día del funeral de su marido

La gijonesa de 82 años repartió los décimos entre su familia y solo se quedo con la mitad de uno

Todos los años el sorteo de la Lotería de Navidad cambia la vida de la gente que tiene la fortuna de tener un boleto premiado. Esta suerte suele venir acompañada de historias que se escapan de lo común, y que cuando se le da voz a la noticia adquieren un carácter humano especial.

Una de esas fábulas ha ocurrido esta mañana en Gijón y la protagonista fue Ludivina Fernández. Aunque la asturiana de 82 años celebró el premio, el motivo que la llevo a comprar los décimos se había originado de una desgracia. La mujer había perdido a su marido este mismo año a la edad de 86 años.

Un homenaje bendecido

Con motivo del recuerdo de su marido, Ludivina decidió comprar 8 décimos del número 86.986. Es más, la decisión de comprar las participaciones surgió por haber compartido más de media vida con su marido.

Por si fuera poco, este no es el motivo más sobrecogedor de la historia de la gijonesa, que decidió regalar entre los miembros de su familia los boletos premiados, como muestra de solidaridad. «No tengo ni un décimo porque lo repartí entre la familia, pero estoy feliz por ellos. Yo me quedé con medio décimo» aclara la mujer a la redacción de COPE.

Aunque en cierto sentido maldice que le haya tocado el décimo: «venía de enterrar a mi marido, por eso digo que valía más que no hubiese tocado» comenta. Uno de los familiares fue quien le hizo llegar la noticia, aquel que le había encargado que comprase las participaciones. 

«'Es el décimo de Jaimín, es el décimo de Jaimín'» comentaba uno de los familiares incrédulo ante la fortuna.

El primer premio del sorteo

La fortuna no quería hacer esperar a Ludivina ni a los miembros de su familia, que fueron los primeros en recibir la noticia de que el quinto premio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad les había tocado. El número 86.986 dejó en la comunidad un total de 66.000 euros, ocho en Gijón dos en El Berrón y el último en Oviedo.

Cada una de las participaciones garantizaba un premio de 6.000 euros. Los décimos se vendieron en el número 23 de la calle General Suárez Valdés de Gijón; el número 2 de la calle Tito Bustillo de la capital y el número 28 de la avenida de Oviedo de El Berrón. Así lo ha comunicado Loterías y Apuestas del Estado.

El 86.986 ha sido premiado como el primero de los quintos premios dotado de 60.000 la serie, y correspondiente a 6.000 euros por cada décimo del Sorteo de la Lotería de Navidad. 

A pesar de que la noticia para Ludivina no ha sido del todo festejada, la historia que rodea su fortuna es sin duda una de esas que explican la magia y la ilusión que se ocultan tras el sorteo de Navidad. A pesar de que este año haya sufrido una serie de modificaciones en cuanto a protocolo para poder asegurar las condiciones de salud a todos los presentes, es sin duda una de las fechas marcadas en el calendario para todos los españoles.

El denominado 'Gordo' de la lotería correspondió al 72.897, uno de esos números que se acostumbra a resaltar como 'guapos', por la combinación del primero y último dígito. La serie repartió más de 2.408 millones de euros en más de diez comunidades autónomas. 

Este sorteo de Navidad será recordado por lo peculiar de su celebración y sobre todo, por el vacío de público que protagonizaba el Teatro Real de Madrid. Ajeno a los típicos disfraces, a aquellos que suelen tener dificultades con el sueño y los que no han terminado de acostarse durante la noche anterior.