Mascarilla de Porveil en la cabeza de un maniquí

Alerta del Gobierno por lo que ha detectado en algunas mascarillas: 'Una de cada tres'

Un informe realizado por el Ministerio de Consumo alerta de que una gran cantidad de mascarillas disponibles en el mercado no cumplen con los estándares necesarios

La mascarilla se ha convertido en un atuendo más de nuestra vestimenta, desde que a raíz de la pandemia empezó a ser obligatorio su uso a principios de verano.

Aunque hubo dudas iniciales sobre su efectividad, ahora es indiscutible su eficacia contra el contagio de coronavirus, aunque según un último informe realizado por el Ministerio de Consumo, no todas las mascarillas cumplen con los estándares.

De hecho, una gran parte de las mascarillas no están bien etiquetadas, concretamente una de cada tres incumple alguno de los requisitos exigidos por las autoridades, que son: 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

-Haber sido testadas en laboratorios acreditados.

-Ser vendidas siempre en envoltorio, y no sueltas.

-La etiqueta del embalaje deberá especificar datos sobre su eficacia de filtración, su resistencia a la respiración o permeabilidad del aire y si contiene sustancias añadidas.

-Se deberá indicar el tiempo máximo de utilización, el número máximo de lavados, y vida útil del producto.

-Se deberá precisar qué tipo de tela se ha utilizado para obtener dichos datos de filtración 

Según dicho informe, que ha realizado hasta 8.000 inspecciones entre marzo y septiembre del año pasado, el 32 % de las inspecciones físicas y online realizadas a las mascarillas higiénicas y las FFP1, FFP2 y FFP3 tuvieron algún tipo de incumplimiento.

El 87 % de las inspecciones fueron sobre mascarillas higiénicas y mascarillas EPI (FFP1, FFP2 y FFP3), y la mayor parte se realizaron en comercio minorista, seguido de distribuidores y por último comercio online, que ha supuesto el 10 % de lo analizado.

Los distintos incumplimientos

Hay que destacar que la mayoría de incumplimientos en las mascarillas higiénicas se dieron en el etiquetado, el 78 %, y el 14 % fueron por cuestiones relacionadas con la salud y la seguridad, algo bastante preocupante. Por último, el 7% contuvieron errores de documentación.

La mayoría de faltas se dieron por: 

-No existir recomendaciones de uso

-No figurar su composición textil

-No figurar su etiquetado en castellano

-No plasmar los datos testados en laboratorio

-No existir recomendaciones de uso

En el caso de los incumplimientos en las mascarillas FFP1, FFP2 Y FFP3, el 44 % tuvieron incumplimientos en el etiquetado, el 33 % en aspectos relacionados con la salud y la seguridad y el 24 % en la documentación, la mayoría de los cuales fueron: 

-No se informa del riesgo que protege.

-Figurar como FFP2 sin haber sido certificada como tal

-Presencia de certificados falsos o no válidos

-Aparecen símbolos y pictogramas no conformes o no aparece la referencia al Reglamento UE 2016/425.

Por todo ello, Consumo ha concluido que hay una gran falta de información y formación en lo que a estos productos sanitarios se refiere, tanto por parte de la población como por parte de los comercios minoristas, que en muchas ocasiones estuvo facilitando información errónea o falsa a los consumidores.

No todas las mascarillas son válidas

Este informe solo hace que sacar a colación el gran abanico de mascarillas que hay en el mercado y el riesgo para la salud que supone que uno use una no adecuada. De hecho, algunos países como Alemania han empezado a prohibir en espacios públicos el uso de mascarillas de tela reutilizables y obliga a la población a usar mascarillas quirúrgicas o FFP2, que a partir de este enero deben usarse en transporte público, comercios, gasolineras o cualquier otro local.
 
De momento en España se insiste en que este tipo de mascarilla solo debe llevarla personal sanitario y enfermos, y que por el momento es suficiente con las mascarillas quirúrgicas o higiénicas para la población general. A su vez, en España sí que se ha optado por vetar el uso de mascarillas de tela reutilizables en el interior de los centros de atención primaria u hospitales, en la mayoría de los cuales cuando accedes, te dan una mascarilla quirúrgica desechable.