Encendida de luces de un árbol de navidad con fuegos artificiales de fondo

Una alcaldesa tras un acto masivo: 'Si no fallecen de una cosa, fallecerán de otra'

La celebración del encendido navideño en Xico ha sido justificada por su alcaldesa con unas palabras muy polémicas

Nueva polémica entorno a las aglomeraciones que se viven en algunas ciudades a las puertas de las festividades de Navidad. Esta vez ha pasado en México, en el pueblo de Xico, Veracruz, donde se celebró el pasado fin de semana la ‘Villa iluminada’ como cada año, que consiste en encender el alumbrado de Navidad. Un evento que año tras año congrega a miles de familias, pero que este año tras la venida del coronavirus, se había puesto en tela de juicio. 

La cuestión es que la alcaldesa del pueblo de Xico, Gloria Galván Orduña, decidió seguir adelante con esta ‘Villa iluminada 2020’, algo que algunos han tildado de decisión irresponsable.

Sin embargo, sus últimas declaraciones al respecto han colmado el vaso de agua y han generado mucha polémica.

«Si no mueren de una cosa, morirán de otra»

La edil argumentó que ante el deterioro de los sectores productivos de la región debido al avance del coronavirus, era conveniente dar luz verde a la celebración, ya que los bajos ingresos provocados por la restricción de la actividad económica pueden traer consecuencias que afecten muy negativamente a la integridad de las personas, como la delincuencia, y que por lo tanto «si no mueren de una cosa, se van a morir de otra», ha sentenciado.

La situación provocada por la pandemia ha llevado a muchos comercios de esta región al borde de la bancarrota, por lo que en caso de no revertir dicha tendencia, el remedio podría ser peor que la enfermedad, según la opinión de la alcaldesa.

«Las personas que van día a día están a punto de colapsar y vamos a tener otros problemas muy diferentes, puede haber más delincuencia, y bueno, si no se van a morir de una cosa, se van a morir de otra cosa, creo que tenemos que aprender a vivir», argumentó la alcaldesa.

Además, ha destacado que la actitud más adecuada respecto a la pandemia es aprender a vivir con ella en lugar de dejar que se destruya la economía mediante todo tipo de restricciones.

«Tenemos que aprender a vivir con el virus y la economía no se puede detener. Creo que todos tenemos que contribuir, debe haber una corresponsabilidad, pero la vida no se puede detener, la vida debe seguir» , ha argumentado.

«Tengo una carta de empresarios, de ciudadanos, donde me están pidiendo de favor que (abra locales, pues) van a cerrar sus negocios. No creo que vaya a haber una pandemia, creo que todo mundo tiene sus medidas, pero creo que se ha ido regulando», concluyó, priorizando así la economía de su localidad antes que la salud de sus ciudadanos.

En las imágenes se pudo ver las calles llenas de luces navideñas, árboles de Navidad y muchas personas las cuales no guardaron la debida distancia de seguridad.

Isabel Díaz Ayuso, criticada por lo mismo

Una estrategia parecida es la que ha defendido en nuestro país la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, que siempre ha recordado que la economía es indispensable para los ciudadanos, mostrándose contraria a las restricciones del Ejecutivo Central que afectan económicamente a la población, como el cierre de locales, tiendas, bares y restaurantes, a lo cual ella se ha negado y ha ido por libre, aplicando las medidas que ha creído oportunas.

De hecho, le llovieron críticas en este mismo sentido cuando recientemente, en una entrevista en ABC, declaró lo siguiente: «No se trata de confinar al 100% de los ciudadanos para que el 1% contagiado se cure, se trata de detectar al 1% que va contagiando y que el 99% salga a la calle a buscarse de vida», unas declaraciones que le valieron numerosos ataques.


Fin de semana en España de aglomeraciones

Algo parecido a la 'Villa Iluminada' en México pasó este último fin de semana en España, donde el encendido de las luces navideñas junto con los descuentos del ‘Black Friday’ propiciaron el clima idóneo para llenar de multitudes las calles de las diferentes ciudades de nuestro país, con aglomeraciones que hicieron temer lo peor, pues no se respetó la debida distancia de seguridad, lo cual podría provocar algunos rebrotes si las medidas se siguen relajando de cara a Navidad.