Paciente de Covid intubado y atendido por dos profesionales de la sanidad vestidos de blanco, altamente protegidos

Las 5 comunidades con los hospitales hasta arriba a pesar de bajar los contagios

La falta de recursos materiales y personales es una constante

Los datos de Covid-19 vuelven a mostrar una nueva reducción en los contagios este fin de semana. A pesar de ello la segunda oleada de la epidemia en España, que ya supera el millón de contagios y las 42.600 muertes, se sigue notando en la presión hospitalaria de todo el territorio nacional.

Según los datos de las autonomías que reúne a diario el Ministerio de Sanidad, en estos momentos casi 18 mil personas están hospitalizadas por Covid-19 y de ellas más de 3 mil requieren cuidados intensivos. Estas últimas son precisamente las que presentan un cuadro clínico más grave y necesitan equipos más específicos y personal especializado para su tratamiento, que no siempre está disponible por su alta demanda.

Falta de recursos

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Ahora mismo hay varias comunidades autónomas en España con una alta ocupación en las UCIs. De todas ellas destacan 5 zonas que tienen la mayor presión.

Melilla con un 57 por ciento de pacientes de Covid-19 en sus unidades de cuidados intensivos encabeza esta lista. Su situación geográfica y sus limitados recursos para hacer frente al coronavirus son las principales preocupaciones en sus hospitales. Y es que el lugar donde el aislamiento del exterior fue eficaz para contener la primera ola, ahora se está colapsando por el contagio local.

La Rioja sigue muy de cerca a Melilla con un 56 por ciento de pacientes de Covid-19 en sus UCIs. En los hospitales riojanos hay un total de 129 personas ingresadas por covid-19, de las que 35 están en la UCI y 94 ingresadas en planta.

La presión en las UCIs, con 109 pacientes ingresados por Covid-19, y la falta de intensivistas ha llevado al límite a los principales hospitales de Aragón.

La presión que soportan los hospitales aragoneses, con más de 900 camas ocupadas por enfermos de Covid-19, ha obligado a activar la carpa de urgencias instalada por el Ejército en el aparcamiento del Hospital Clínico, un recurso que no resultó necesario durante la primera oleada.

Se necesita personal 

Por su parte, Asturias no está mucho mejor. Aunque las cifras de contagios han descendido, no hay que confiarse. «El riesgo continúa siendo muy alto», insisten las autoridades sanitarias, que apelan a los ciudadanos a extremar y cumplir estrictamente las medidas.

Además, el problema de la falta de personal se agrava todavía más en las UCIs asturianas, donde hace falta personal más especializado, pero no hay. Las bolsas de sanitarios en Asturias están completamente vacías.«Ya se han contratado a todas las personas que había disponibles en las bolsas de empleo», asi lo reconocía Pablo Fernández Muñiz, consejero de Salud del Principado, hace tan sólo unos días.

La alta ocupación de las camas de UCI en Asturias está llevando a la sanidad de la región a una situación crítica, así lo explicaba la pasada semana la gerente del SESPA, Concepción Saavedra.

Esta ocupación tiene otro ‘handicap’. Y es que el tiempo medio de ingreso en estas unidades de los pacientes es de más de un mes. Por eso, Asturias, que al inicio de la pandemia tenía 96 camas UCI dispuestas y equipadas, ya tiene 240 camas activadas ahora.

Con un 44 por ciento de pacientes de Covid-19 en sus UCIs, Castilla y León ha notificado 859 nuevos casos de coronavirus hoy, donde gran parte de ellos se han registrado en Valladolid.

Los brotes activos actualmente en el conjunto de la comunidad son 571 y los casos positivos a ellos vinculados, 4.774.

A pesar de que las cifras continúan siendo elevadas, «los esfuerzos que muchísimas personas están haciendo pueden servir», explicaba la pasada semana la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien animaba también a continuar cumplimiento con las medidas higiénicas, de prevención y restrictivas establecidas.