Paz Padilla en el entierro de su marido

Urgente: Una nueva fallecida sacude a la familia de Paz Padilla

La presentadora está completamente rota

La vida está siendo muy injusta para Paz Padilla. Tras salir a la luz el nuevo refugio donde está afrontando su más profundo dolor por la muerte de su marido, ahora la presentadora ha vuelto a recibir otra trágica noticia.

Ana Isabel Agarrado, la que fue suegra de Paz Padilla ha fallecido. La madre del gran primer amor de la presentadora falleció el pasado lunes. El último adiós tuvo lugar un día después, en el cementerio Mancomunado de Chiclana de la Frontera.

Este año está siendo terrible para Paz, ya que en febrero también perdió a su madre. En medio año la humorista se ha tenido que despedir de tres personas muy importantes de su vida. Sin duda alguna, la presentadora buscará su máximo apoyo en su hija Anna Ferrer, que también está muy conmocionada por todo lo que está ocurriendo.

Paz Padilla ha aparcado todos sus proyectos profesionales, ya que como es lógico no se encuentra con fuerzas. De momento no ha regresado a la televisión y se espera que esté un tiempo ausente, y más sabiendo del fallecimiento de la que fue su suegra. 

La vida ha golpeado de manera injusta a Paz Padilla

En menos de un mes Paz Padilla ha enterrado a su marido y a la madre de este. Completamente rota de dolor Paz Padilla tendrá que retomar su vida lo antes posible. Está claro que con estas noticias Paz ya no volverá a ser la misma y es que la vida le ha golpeado de una manera muy injusta. 

De momento la humorista se encuentra instalada en Zahara de los Atunes, zona de Cádiz muy importante para ella. Esa localidad significa mucho para ella, ya que allí  se reencontró años después con su difunto marido para darse una nueva oportunidad. Ambos eligieron una de las playas para casarse en 2016.

La presentadora está completamente rota casi un mes después del triste fallecimiento de su marido. La muerte de Antonio Juan Vidal supuso una gran conmoción entre todos, ya que eran muy pocos los que sabían que estaba enfermo. A esto ahora hay que sumarle la pérdida de su suegra